Si alguna ves has sido fotografiado por un extraño, o has tratado de hacerle un retrato a alguien, te habrás dado cuenta de lo difícil que es romper el hielo antes de una fotografía.

Es muy complicado que la gente tome una posición natural y deje a un lado toda su fachada y su necesidad de querer salir bien y ocultando sus defectos, como resultado, siempre se acaba con una expresión extrañamente forzada.

Johanna Siring es una fotógrafa de renombre que conoce muy bien este hecho, y aunque ya ha trabajado para las marcas más exclusivas y ha fotografiado a muchísimas estrellas que todo el planeta admira, se propuso hacer un pequeño experimento.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Happy Valentines to you all!! Hope your lives are filled with love- in however form it may be. ❤️ 📸 bts at NYFW shot by @_benkasun

Una publicación compartida de JOHANNA SIRING (@johannasiring) el

Decidió fotografiar a 11 personas antes y después de darles un beso. Todas ellas, personas que acababa de conocer, y que (obviamente) le concedieron el permiso de regalarles dicha muestra de cariño.

¿Quieres ver el resultado?

1Increíble

La chica tiene una cara preciosa, pero no terminas de ver toda su belleza hasta que ella se olvida de las apariencias y simplemente sonría por la vergüenza y lo increíble de la situación. ¡Lo más normal del mundo!

2Siempre se puede sonreír más.

Este joven ya sabía de antes como salir bien en una foto manteniendo una expresión agradable, pero ahora también sabe que el desconcierto y la espontaneidad también son hermosos a la vista.

3Alegría.

A veces el que alguien nos parezca agradable es un pase más que suficiente para empezar a aceptar cariño de esta persona. Esta chica entiende lo que decimos a la perfección. ¡Se le ve en la cara!

4Fuera inseguridad.

A veces un simple gesto de cariño puede eliminar todas las dudas y desconfianzas de esa persona que estamos por conocer. Ser alguien agradable cuesta muy poco y renta más que nada en esta vida.

5¡Alegría!

No es tan complicado escarbar un poco en la gente para poder ver cómo son exactamente por dentro. Esta chica es la prueba viviente de ello. ¿Se habrán vuelto a llamar?

60 apariencias.

Nos encanta ver como la gente rompe su cáscara y sonríen como si no fueran a perder nada por ello (porque no se pierde absolutamente nada).

7Contagio.

Está más que demostrado que las muestras de amabilidad se contagian, ya que hacerle a una persona un poco más feliz su día, hará que ella también quiera hacer lo mismo por alguien más. ¡Que empiece la epidemia!

8Pureza.

Incluso la timidez es una actitud hermosa para quienes la tienen, y es una lástima cuando alguien pretende tapar esto con una apariencia dura.

9Buen rollo.

Este chico no ha podido evitar sonreír durante la sesión, parece que le ha pasado algo muy bueno, y efectivamente, así fue. Conoció a una fotógrafa increíble.

10¡No me lo creo!

Esta chica acostumbraba a disimular su risa porque le resultaba demasiado ruidosa, y le daba vergüenza, y como si fuera un hechizo de Disney, todo se olvidó con un beso.

11Imprevistos.

A veces una sorpresa es justo lo que necesitamos, y no lo sabemos hasta que la tenemos delante.

¿Qué piensas de este experimento? ¿Crees que tú hubieras reaccionado como alguno de los fotografiados? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Brightside