Es cierto que al comenzar una nueva relación amorosa, esta debe empezarse con buen pie y olvidar el miedo a salir herido, al engaño, y a ese laaaargo etcétera que duele solo de imaginarlo. Pero este tipo de emociones son peligrosas y acaban volviéndonos inseguros, al mismo tiempo que desestabilizan la pareja.

Y eso, no nos interesa.

Por otra parte, también es cierto que hay quienes se pasan de inconscientes y se toman con prisas las relaciones al poco tiempo de empezarlas, saturándose de información que, una vez termina, se convierte en una montaña de recuerdos dolorosos.

¿Y qué haces cuando miras las fotos de tus viajes, o festividades (incluso en familia) y no paras de ver una y otra vez la cara de tu ex en ellas?  Bueno, hay casos en los que lo que se decide es poner al «forastero» (en el caso de las fotos familiares) en un extremo, para que no sea difícil cortar la foto después, o quienes hacen la misma foto luego en solitario para ahorrarse una futura edición.

Pero nosotros somos de los que creen que no se termina de disfrutar el momento si lo vives pensando en un futuro en el que todo sale mal. Además puede resultar incómodo para tu pareja, y eso no está bien.

También puedes reunir todas las fotos y pegar una cara de «Moe» donde debería ir la de tu ex, al estilo de «Los Simpson».

Otro consejo válido es aprovecharse de las nuevas tecnologías y editar todas esas fotos que hoy te entristecen, pero seamos sinceros, no todos valen para usar Photoshop.

Pero para las personas que se quedan con las ganas de utilizar esta solución, que es más compleja de lo que parece, hay una solución, y la tiene un tipo llamado Mark Rofe.



La historia de este chico es tan sencilla que le podría haber ocurrido a cualquiera. Un día decidió animar a una amiga que estaba deprimida por haberlo dejado con su ex, y no paraba de encontrar fotos con él, y algunas de ellas realmente le encantaban.

En ese momento, Mark se puso manos a la obra con el Photoshop y decidió borrar al susodicho. Cuando se la pasó a su amiga, ella encontró la fuerza de reírse, porque le pareció algo realmente divertido. Entonces Mark se dio cuenta de que había tenido una buena idea.

Y sabía que las buenas ideas, a veces, dan dinero.

Fue ahí cuando decidió crear «Edit My EX», una página que hace el trabajo sucio por ti, al estilo del Señor Lobo: eliminan a esa gente que quieres quitar de en medio.

Gracias a esto, su empresa no ha parado de tener trabajo, y es que, adaptando lo que dicen los trabajadores de funerarias, «siempre hay amores que mueren, es un negocio seguro». Foto a foto, finalmente, la empresa se terminó volviendo viral (como no podía ser de otra forma, y su fundador no se avergüenza de mostrar en su cuenta de Twitter cuánto alucina cada vez que lo mencionan en televisión.

Incluso ha sido entrevistado (a través de Skype) por un canal de la televisión japonesa.

Nosotros, por otro lado, nos planteamos si no es mejor superar las rupturas manteniendo una buena relación con la otra persona, y demostrándonos a nosotros mismos que somos personas maduras… aunque claro, no siempre puede ser así… ¿no?

¿Crees que está bien modificar una fotografía cuando rompes con alguien? ¿Lo has hecho alguna vez? ¿A qué amigo le pasarías esta página? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Okchicas