Es cierto que cada persona tiene una historia, sus problemas, sus antecedentes personales y sus cosas, pero cuando se habla de personas de éxito tendemos a dar por hecho que su vida «tampoco ha podido ser tan difícil».

Un ejemplo muy claro de que esto no es necesariamente de esta manera es la vida de Tom Hardy, un actor que aunque ahora mismo es famoso a nivel mundial por sus papeles en «Venom», «El Renacido», «Mad Max» y «Batman», le ha costado sudor y sangre (nunca mejor dicho) llegar a donde está, y sobretodo, ser quien es.

Para empezar, os avisaremos de que las pintas de malote no son una fachada, realmente se ha metido en muchos problemas de peleas y es una persona muy destructiva, pero vamos a ir por partes:

1Su infancia.

El mismo actor, hablando de su niñez durante una entrevista, especificó (y mucho) en lo travieso que era. Además de esto, su familia lo tenía mimado, y lo criaron entre regalos, viajes y una cara educación, que realmente sirvió de muy poco.

Contó sobre una visita educativa que hizo la policía en su escuela, en la que advertían de los efectos de esnifar pegamento.

En lugar de concienciarse, el pequeño Hardy descubrió cómo podía conseguir hacer aquello.

Esto fue a los 11 años, y para cuando cumplió 13 ya era un adicto a los alucinógenos.

2Adolescencia.

A los 15 años ya tenía denuncias e historial policial por tenencia de armas y robo de un coche.



Fue expulsado del internado en el que se encontraba por otro robo, y a los 16 ya era adicto al alcohol y al crack. Estas adicciones las fue arrastrando hasta bien cumplidos los 20 años.

le aceptaron en una prestigiosa universidad de artes escénicas, pero acabó siendo expulsado por su falta de asistencia. Definitivamente no estaba motivado hacia ningún futuro.

3El cambio.

Todo cambió en 2003, cuando despertó luego de una sobredosis de crack en un charco de sangre y vómito. Luego de este momento ingresó en una clínica de desintoxicación y comenzó a ponerle arreglo a su estilo de vida.

Aunque dejó atrás su pasado, su mal carácter le sigue acompañando y ya es de conocimiento público.



Entre los casos más conocidos se encuentra su mala relación con Charlize Theron (durante el rodaje de Mad Max) y sus peleas con Shia Lebouf y con Iñárritu, director de «El Renacido», del que incluso le hicieron una camiseta conmemorativa:


Los implicados dijeron a los medios que había sido medio en broma, pero por parte del equipo se filtró que el momento fue bastante serio. Aun así, luego de la pelea sí que fue seguro que consiguieron quedar en buenos términos.

A día de hoy, Tom es padre de dos niños pequeños, a los que espera ser capaz de educar de forma que no pasen por lo mismo que él.



Su vida ha cambiado mucho, y ha sido a base de probar lo que es el esfuerzo y la constancia. Sus seres queridos están realmente orgullosos de él.

¿Qué os ha parecido la vida del actor? Contadnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: ayayay