Whatsapp se ha convertido con el paso del tiempo en una herramienta indispensable en nuestras vidas. Y es que es la mejor manera de que nos comuniquemos de forma inmediata con nuestros seres queridos, conocidos, amigos, y compañeros de trabajo.

Hasta ahí todo bien, todo normal. Pero puede que no sepas que los administradores de la aplicación tienen la posibilidad de invalidar y bloquear tu cuenta en el caso de que no la estés utilizando de la forma correcta.

¿Y cómo va eso, exactamente?

Pues bien. Los creadores de Whatsapp tuvieron muy claro desde el principio que querían que su app fuese tan sencilla como útil, y que además fuese lo más segura y confiable posible.

Desde el más puro sentido común, comprendes que la mensajería es, en principio, privada, pero evidentemente parte de esta privacidad y seguridad depende del buen uso de quienes la emplean en el día a día.

Y es que al igual que en cualquier otro entorno que se comparta con más personas, se necesitan una serie de normas que garantizan una experiencia lo más amena posible.

Estas normas son, básicamente, las condiciones del servicio. Vaya, nada nuevo bajo el Sol. Pero nos jugamos algo a que simplemente las aceptaste sin haberlas leído previamente.

Pues muy mal.




Pero nosotros estamos aquí para hacerte un resumen rápido, ya que no serías el único que se ha visto bloqueado sin saber por qué.

Vale, para empezar, los baneos se deben a las prácticas indeseadas.

1Mensajes no deseados, automáticos o masivos:

No intentes enviar mensajes masivos o automáticos ni utilizar el marcado automático mediante WhatsApp.
Esta app utiliza su propia IA junto con los mensajes de los reportes de los usuarios afectados para bloquear y eliminar las cuentas que no cumplen con esto.

2Contactar con alguien que no quiere que le contactes:

Esto es acoso, y la aplicación intenta luchar contra esto. Si una persona no quiere que le hables, no insistas, y si te han bloqueado, no intentes contactar a través de otro número ni otra vía.




3Crear cuentas o grupos de forma automática o no autorizada:

Seguro que alguna vez te han metido en un grupo masivo de Whatsapp que era una pura montaña de spam. Y lo peor de todo, no sabes de dónde han sacado tu número, porque no conoces a nadie más de los que andan dentro del chat.

Pues bien, esto puede ser porque sacaran tu dato de alguna web, porque sí, aunque seas el último mono, tus datos también se venden.

4Utilizar versiones modificadas de WhatsApp:

Para evitar detección de problemas o para hacer cambios en la aplicación, hay quienes se han encargado de preparar sus propias versiones modificadas. Esto está penalizado, porque no puede mantener tu seguridad, ni la de tus contactos.

5Uso excesivo de las listas de difusión:

Los mensajes enviados en una lista de difusión solo los recibirán los destinatarios que tengan tu número de teléfono guardado en la libreta de contactos de sus teléfonos. Sin embargo, el uso excesivo de las listas de difusión podría ocasionar que los usuarios reporten tus mensajes. Si Whatsapp recibe muchos reportes de una cuenta, acabará siendo bloqueada.

6Violación de las condiciones del servicio:

Por último, hay que recordar que dentro de las condiciones del servicio se prohíben totalmente cosas como la publicación de material falso, comportamiento ilegal, amenazante o intimidatorio, incitación al odio o que resulte ofensivo de forma racial o étnica.

¿Alguna vez te has visto envuelto en un conflicto por alguien que no respetaba estas normas? ¿Ha habido alguna que te haya pillado por sorpresa? ¿Meterías alguna norma que no está en la lista? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.




Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Elandroidelibre