Supuestamente, el ser humano es una criatura sociable que se nutre de las relaciones con sus semejantes y permanece en contacto con sus seres queridos.

SUPUESTAMENTE.

Pero tú, que eres de los míos, ya has pasado esa época en la que tocabas poco el teléfono y buscabas la excusa para hablar con quien fuera; ahora eres de los que buscan excusas para no salir con los colegas y aislarse viendo series en casa.

Te lo vamos a decir con calma; eres un poco antisocial, pero no pasa nada, tampoco es que te pierdas mucho. Para que veas que por aquí te comprendemos muy bien, te dejamos estas 16 cosas que entenderás perfectamente:

1Lo que más te fastidia es que en pleno 2019 haya quien siga llamando pudiendo mandar un whatsapp. Así es cómo respondes a las llamadas innecesarias:

Como cuando te hacen una llamada para pedirte un recado, o aún peor… para decirte que mires algo en el móvil…WTF.

2Las llamadas son una invasión de tu privacidad y te jode que la gente dé por hecho que tienes algún tipo de obligación a contestar

Es muy agobiante notar el tono de llamada sin parar. Con lo reconfortante que son los tonos cortos de los mensajes…

3Cuando estás jugando a alguna estupidez con el móvil y de pronto te llega una impertinente llamada

Lo peor de todo es que no puedes colgar, y tienes que ver cómo tu partida se va a la mierda mientras sigue sonando tu móvil…

4Si el número que te llaman es desconocido o extrañamente largo:

No sabes quién puede ser, pero te da la sensación de que va a ser algo malo, eso seguro. Y no sabes si te quieren timar, matar, o llamarte a cobro revertido.

Eres incapaz de creer que te llaman por algo bueno: ha habido un accidente, alguien ha muerto, o dudas del examen de mañana que no sabes ni de su existencia.





Sabes que la gente no llama para hacerte feliz.

5Sabes que no vas a contestar a la llamada, pero también sabes que te quedarás con la duda de saber qué era

Tranquilo, la mayoría de las veces es por una gilipollez… a menos que esperes una llamada de alguien que no conoces… en ese caso, estás bien j*dido.

6Buscaste algún número extraño por Internet por si encuentras de quién o dónde es

Al final da igual cuánto investigues… sabes que la mejor forma de saberlo es contestar.

7Intentas decirte a ti mismo que no te interesa, pero no puedes evitar mirar de reojo el número

Esa llamada tiene los 15 segundos más largos de tu vida.

8No puedes evitar pensar en si esa persona sabrá si le diste a rechazar llamada o colgar…

Así que ahí sigues… mirando la pantallita. Deseando volver a usar tu móvil.

9También está la gente que «solo llama para charlar»

PERO VAMOS A VER, MÁNDAME UN WHATSAPP Y ECHAMOS UN CAFÉ, PERO NO ME LLAMES.





10Y los mensajes de voz… LOS MENSAJES DE VOZ.

¿Por qué existe esa pesadilla? ¿Qué necesidad había?

11«Devuélveme la llamada»

Suena en tu cabeza como un «te amo» a los tres días de empezar a salir.

12Lo pasas fatal con las llamadas que no puedes evitar: trabajo, papeles…

Sólo tienes ganas de que alguien más ocupe tu lugar en ese momento.

13Tu móvil no lo compraste para recibir llamadas, sino para cosas mucho más avanzadas e importantes

Como hacer fotos, stalkear en Instagram o ver memes.

14Y de hacer llamadas ni hablemos

…Ese tema toca ya otro día.

15Lo que no puedes negar es que alguna que otra llamada sí que la disfrutas, como a tus padres, crush y a tu mejor amigo

¿En cuántos puntos has coincidido con nosotros? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).



Fuente: Buzzfeed