Ya hace tiempo que Justin Bieber no se encuentra en su mejor momento y que necesita ayuda psicológica para afrontar la vida y seguir adelante, de hecho, nosotros mismos hicimos un artículo donde explicábamos que el artista se sentía desconectado y extraño, cosa que, como es lógico, está afectando a su relación con su mujer Hailey Baldwin.

Todas las alarmas han saltado recientemente puesto que se ha visto como la pareja salía de un despacho de abogados con pinta de haber estado llorando.

Hacía días que había rumores de ruptura, pero, con estas fotografías, esa idea cobra más fuerza y sentido. Desde entonces, se está señalando a Selena Gómez como una posible culpable del mal momento que está pasando con su pareja.

Como muchos sabréis, el año pasado Selena pasó por una fuerte depresión que le supuso ingresar en un hospital psiquiátrico para poder recuperarse. Como es lógico, Justin Bieber se preocupó mucho por el estado de salud de su primer amor y empezó a enviarse mensajes con ella (algunos bastante picantes) y a visitarla al hospital.

Hasta aquí todo tiene mucho sentido y Hailey Baldwin debería ser capaz de entenderlo. Sin embargo, todo cobra un significado distinto al descubrir que Justin ocultó dichas visitas a Hailey y esta ha querido pedir el divorcio, o por lo menos eso es lo que dicen los rumores (alimentados, entre otras cosas, por una discusión que un seguidor grabó donde se veía a la pareja discutiendo en el parque).



En cualquier caso, solo podemos esperar a que alguno de los dos (o los tres) confirmen dicha información para saber que es cierta y, seguramente, aun queda bastante para eso puesto que necesitarán priorizarse a ellos mismos y ordenar su cabeza, sobre todo Justin, antes de poder decidir algo.

¿Qué os parecen estas imágenes? ¿Creéis que los rumores son ciertos o que la prensa lo está sacando todo de contexto y se está inventando dicha crisis? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: mundodeportivo