Hoy os venimos a contar la historia de la joven Angélica Elizabeth Zambrano Mora que, pese a su nombre, contó una historia bastante infernal después de sobrevivir a una muerte clínica. Según ella, durante las 23 horas que estuvo “muerta”, Dios le enseñó lo que era el infierno y, en él, vio algunas caras conocidas.

Por lo visto, Dios ya la había avisado y, un día que rezaba, le dijo que iba a morir, pero que no debía temer nada porque volvería a la Tierra para contar lo ocurrido. Y así lo hizo.

La joven explicó con detalles cómo fue su travesía por el infierno que, según ella, es una especie de túnel lleno de gente apresada sufriendo como si no hubiese mañana (de hecho, allí no debe haber mañana).

Pero lo más curioso de todo fue que que allí vio algunas celebridades que puede que muchos no esperaríamos encontrar en el infierno (o sí).

Por ejemplo, una de ellas es Michael Jackson quien, lejos de lo que muchos podéis pensar, estaba ahí por haber hecho un pacto con el diablo a cambio de fama y, entre sus torturas, está el escuchar sus propias canciones cada vez que alguien en la Tierra pone un tema suyo.

Es posible que muchos penséis que Michael Jackson se merecía el infierno; sin embargo, otro de los prisioneros del demonio puede que os sorprenda mucho más, y este no es otro que el mismo Papa Juan Pablo II que, según dice Angélica, fue un materialista y un mentiroso que se apropió de grandes sumas de dinero.

Otra de las cosas que presenció la joven antes de volver a la Tierra fue cómo se producirá el Juicio Final. Sin embargo, muchos son los que desacreditan a Angélica diciendo que, cuando uno muere, recibe daños cerebrales graves, aunque la realidad es que tras ese estado de muerte clínica, Angélica no sufrió ninguna lesión.

Pese a todo esto, esta teoría pierde fuerza por el hecho de que ningún médico ha confirmado la historia que cuenta la joven, con lo cual podría tratarse fácilmente de una alucinación o una mentira.

¿Qué te ha parecido la historia de Angélica? ¿Os la creéis? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: paralosmascuriosos