Tú, sí, tú, que te dices a ti mismo cada final de mes que cuando cobres vas a ahorrar para no verte igual de apretado la próxima vez, y luego te falta tiempo para babear mirando Amazon y chorrocientas «gangas» de internet.

Hoy venimos a darte consuelo, alivio y seguridad en ti mismo. Vamos a motivarte a hacer mejor tu vida, vamos a darte el truco del almendruco para que no hastes como si cagaras dinero.

COMPRAR POR INTERNET NO SUELE SALIR BIEN.

Para que terminéis de entender lo que decimos, vamos a recurrir a lo típico que se dice: «de los errores se aprende», pero en lo que pocos caen es que no tienes que ser necesariamente tú el que la cague.

Os dejamos con 18 compras por internet que salieron de la peor manera posible.

1No es lo mismo.

«Quiero creer»/»Quiero irme».

Es cierto que la función de un parche para la ropa tampoco tiene por qué ser la de dar un mensaje, y de lejos no hay mucha diferencia, pero definitivamente no es lo mismo.

2Calidad para la realeza.

«Mi amigo Chuck pidió un plato conmemorativo de la boda real para Brasil, y esto fue lo que le llegó.»

Ni la decoración navideña se libra.«Mis vecinos encargaron un papá Noel hinchable para su decoración navideña, creo que les llegó en el tamaño incorrecto». La primera vez en la historia que algo se pasa de grande en el envío.

3Mucho mejor así.

«Mi novia pidió una mochila por internet y hubo un problema. Lo ponemos en escala-gato para que lo entendáis.»

4Hicieron el envío al hombre equivocado.

«Ayy @ASOS (tal vez me equivoque) pero estoy bastante seguro de que me habéis enviado el pedido incorrecto…» Nosotros creemos que no, ¿No ves lo perfecto que le sienta? Además, es su color.

5Parece de CGI.

Si este se hiciera con PAINT.

6El problema es que no lo pagó con dinero invisible.

«Pedí unos pendientes por aliexpress que nunca llegaron, al quejarme me pidieron ¿evidencias fotográficas?»

7El mejor trolleo.

Pidieron un parche con la bandera rusa y les llegó uno de la bandera del orgullo gay. Nosotros somos muy fans, Putin, ya es otra historia…

8Cómodas, sin duda.

Este chico estaba harto de que sus zapatillas de correr le destrozasen los pies, y buscó las más cómodas del mercado… aunque no le llegó lo que esperaba.

9La Torre de Pisa.

Versión gatuna, a él parece que le gusta, pero no te aconsejaríamos que compres estas cosas por internet.

10AIRBNB tampoco garantiza nada.

«Elegí una casa con piscina por AIRBNB y esto fue lo que encontré. En realidad me vale, pero no es lo que esperaba.»

11Alta calidad, sí señor.

Ni un calendario te va a salir bien.

12Parece un peregrino.

«Pedí este poncho para verme como el tipo de la foto, y más bien parezco un monje gay. Simplemente lo he pensado y he decidido compartirlo por si necesitábais echaros unas buenas risas».

13Así debería haber pasado con Ariel.

«Pedí una manta de cola de sirena, pero parecen más bien las patas de un cerdo.»

14Un sofá con estilo propio.

La poca vergüenza es infinita en este mundo.

15El vestido perfecto.

La parte de abajo lo dice TODO.

16Pillan el concepto, y lo mejoran.

Los hay que de verdad son auténticos bromistas.

17Para que pisaron al gato y lo dejaron ahí.

Pero no, tranquilos, el gato está bien.

¿Alguna vez os ha salido mal una compra que habéis hecho por internet? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Bored Panda