Todo el mundo busca lo que antes se definía, entre muchos ejemplos como su «otra mitad» o «media naranja», pero a estas alturas ya hemos aprendido más que bien que cada persona es compleja y completa por sí sola.

Lo que sí que buscamos ahora no es tanto alguien que nos haga sentir completo, como alguien con quien sentirnos nosotros mismos, y para conseguir esto, después de varios intentos, todo el mundo termina entendiendo que uno de los factores más importantes es el más sencillo: tener cosas en común. (Que no ser iguales, ojo)

Esto es importante porque nos hace sentirnos unidos a nuestra pareja sin la necesidad de sentir que nos falta algo sin ella, y explotando el disfrute en pareja de lo que se tiene.

Además fomenta la sensación de «equipo», algo fundamental para sentirse bien acompañado.

Aquí es donde juega su papel una de las cosas más curiosas y que despierta más preguntas para todo el mundo: las casualidades.

Hay quien dice que no existen, pero eso es porque no han conocido a estas dos parejas.

1Jessica Gomes y Aaron Bairos

Esta bonita pareja se casó el 9 de septiembre del año pasado, sintiéndose como el matrimonio más unido del mundo, debido a su curiosa relación.

Toda esta historia comienza, precisamente, en sus nacimientos, ya que ambos fueron el mismo día (28 de abril de 1990), y casi coincidiendo con la hora.

Pero lo más loco no es sólo esto, sino que además ambos partos se dieron simultáneamente en el mismo hospital. Concretamente, en el de la ciudad de Taunton, en Inglaterra.

Aunque en ningún momento estuvieron realmente separados (vivían relativamente cerca el uno del otro), se volvieron a unir por completo 27 años después.

Se conocieron durante la preparatoria, pero en aquel tiempo eran desconocedores de todas las casualidades que los rodeaban.

En el momento en el que comenzaron a tener contacto, ambos sintieron una facilidad para conectar muy poco común. Y cuando llegó el momento en el que lo descubrieron todo, su amor no hizo más que ampliarse por lo especiales que se sentían como pareja. Realmente parecía cosa del destino.

Esto ocurrió durante una clase de conducir en la autoescuela, a la que también acudían juntos. Una vez empezaron a darse cuenta de algunos datos, se pusieron a investigar un poco… y lo descubrieron todo.

2Jamie Frantz y Anthony Burkett

Ambos forman, totalmente, una pareja millennial en su máximo esplendor.

Ambos se conocieron gracias a la popular aplicación para ligar, Tinder. Aunque la mayoría de las personas no la utilizan para buscar algo serio, ellos dos no pudieron evitar que las chispas prendieran cualquier duda o complejo.
En el momento en el que empezaron a comunicarse, la chica se dio cuenta de algo que llamó su atención: la dirección de email que facilitaba Anthony era «Burkete11493».
Una sensación de Déjà vu ocupó su mente: ella utilizaba el final de esa cuenta como contraseña para muchas cosas, porque claro, es un número muy concreto, y se correspondía con su fecha de cumpleaños.

Lo que comenzó como un tema curioso para romper el hielo, se terminó convirtiendo en una investigación al más puro estilo CSI, y se decidió por buscar en qué hospitales habían nacido cada uno.

Sus localidades estaban relativamente cerca la una de la otra, por lo que aunque sonara a demasiada casualidad, no era del todo imposible.

Y así era.

Todo este asunto les pareció motivo de sobra como para atreverse a quedar en persona, y no hizo falta hacer mucho más. Ellos debían estar juntos, y todo se había vuelto sencillo. Tan fuerte les dio esta impresión que pocos meses después se decidieron a casarse para no pasar más tiempo sin compartir la misma vida.

Y ahora esperan un bebé.
¿Habrán hecho las cuentas para que su cumpleaños coincida también?

¿Qué te han parecido estas historias? ¿Crees en las almas gemelas? ¿Alguna vez has conocido a alguien que naciera el mismo día que tú? ¿A qué esperas para poner tu fecha de cumpleaños en los comentarios de Facebook e Instagram, y ver quién te escribe?

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Paraloscuriosos