Las ratas siempre han tenido fama de coger todo lo que quieren, suponemos que por eso se ha atribuido el mote de “rata” a la gente que no gasta nada de dinero o que coge cosas que no son suyas para aprovecharlas. Hoy os traemos una noticia inédita que ha dejado a medio mundo pasmado: ¿Puede una rata robar y llevar a cuestas una joya de gran valor? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Un jefe cualquiera en una tienda cualquiera se entera de que están desapareciendo sus preciadas joyas. Es joyero de hace muchos años y tiene contratados a un par de hombres para que atiendan la joyería mientras él hace recados o simplemente no está. Cómo pasa muchas horas fuera, pone unas cámaras de seguridad para controlar que todo vaya bien en la tienda cuando él no está.

Entonces,un día se entera de que están desapareciendo joyas, obviamente malpiensa de sus trabajadores, pero lo que no sabe es que no es nada de eso. ¿Queréis saber quién es el ladrón? A continuación:

Esto ocurre en la ciudad de la India de Patna, India. Dheeraj Kumar, dueño de una joyería descubre con ayuda de unas cámaras de vigilancia, que quién está robando en su tienda es una rata, y no se refiere a ninguno de sus trabajadores sino que se refiere a una rata animal.

En la cámara que grabó la secuencia, se ve cómo la rata huye por el techo de la joyería con un par de pendientes de diamantes. Según dice la agencia UPI, el dueño estaba completamente seguro de que uno de sus empleados era quien le estaba robando, pero se equivocaba.

En el video que os adjuntamos, se puede ver cómo la rata entra en la cristalera y se apodera de sus nuevas pertenencias. Claro está, que si no cierran bien la cristalera, obviamente puede colarse alguien o algo y coger algo tenga brilli brilli.

Aun habiendo puesto la denuncia, Kumar afirma no haber sido capaz de recuperar los pendientes tan valiosos. No sé si el seguro cubrirá este tipo de pérdidas.

¿Te podrías creer que una rata sea capaz de robar tal cosa? ¿No sientes una tremenda pena por los trabajadores acusados? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).