A ver, por regla general, vamos a partir de la base de que todo el mundo intenta hacer las cosas de la mejor manera que puede, y muchas veces, es precisamente por culpa de esto que al final nos preocupamos por haber creído una noticia falsa, un rumor, o una creencia popular.

Lo peligroso de esto es que hace que «los más entendidos» terminen fallando en cosas que al final son de lo más tontas. Y ya va siendo hora de aclarar un par de cosas y destripar algunas películas que te has podido acabar creyendo.

1Tirar de la cadena

Esto no se debe a ningún tipo de creencia, pero es cierto que por alguna razón inexplicable, la gente puede ser extrañamente observadora, como cuando nos miramos a la cara en el espejo después de llorar o vomitar, o esa fea costumbre de mirar cómo el agua de la cisterna se lleva esa parte de ti que acabas de dejar atrás.

¿Qué te pasa? ¿Lo echas de menos o algo? Pues te aconsejamos que empieces a cerrar la tapa al tirar, porque de la forma en la que lo haces, aparte de ser algo muy extraño, no hace más que esparcir bacterias por todo el baño.

2El microondas

Venga, aquí uno de los grandes mitos: no, no te vas a morir por tener un microondas en casa, ni por quedarte de pie cerca de este mientras funciona, ni por mirarlo desde fuera.

Este bulo se lleva pasando de boca en boca desde hace muchos años, y es ya considerado una auténtica leyenda urbana. ¿Nuestro consejo? Aprovecha el miedo ajeno para robarle la pizza recalentada a ese amigo que se las cree todas.

3¿Tienes mocos?

Pues por dios, no te hurgues en la nariz. Aparte de que es un gesto que está increíblemente feo, especialmente en público, lo que estás haciendo realmente es facilitar el acceso de los gérmenes a las fosas nasales. Sí, le estás jodiendo el trabajo a los pelos de tu nariz.

En caso de tener un moquillo o congestión, usa un pañuelo como te enseñaron tus padres, no me seas guarro.

4Lavar la comida

Sí que es cierto que es bueno lavar la comida, pero no toda. La carne, concretamente, es mejor cocinarla directamente, ya que es así cómo se matan a las bacterias que se pueden encontrar en ella. Por otro lado, todo lo que vayas a consumir sin cocinar, como frutas y verduras, sí que es mejor que lo limpies primero.

5Lavarse los dientes después de comer

¡No! Ojo con esto, aunque te lo hayan enseñado a hacer así desde pequeño, lo mejor no es que te laves los dientes inmediatamente después de comer, sino más bien como unos 30 o 60 minutos después. ¿Por qué? Pues porque sino te jodes el esmalte. Y ya está.

6Cruzarse de piernas

Muchas personas creen que pasar mucho rato con las piernas cruzadas puede afectar a la circulación de estas de forma negativa, y no es que se equivoquen exactamente, sino que mantener cualquier postura concreta durante mucho tiempo tendrá efectos negativos.

7«Los ojos cuadrados»

No, la pantalla del ordenador no afecta tan negativamente a la vista como se cree, pero sí que es recomendable alejarse, despejarse un poco de la sensación de embotamiento mental, y lavarse la cara para relajarse y evitar la sequedad en los ojos.

¿Cuántos de estos errores cometéis con frecuencia? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Tesuena