Ya vivimos más que acostumbrados a la rutina de las post-galas, ya sean estas, nacionales o extranjeras, en los días y las semanas posteriores siempre llueven nuevas tendencias y sobretodo muchos comentarios y listas de los mejor y peor vestidos.

Hasta ahí bien, todo normal.

También suele entrar siempre un buen espacio para la polémica: Quién no ha acertado con el color, si se pasaron con las transparencias, o de clásicos, o de locos… y un larguísimo etcétera, sólo les falta ir comprobando personalmente las costuras de los atuendos.

La cuestión es que, en la mayoría de las ocasiones todos estos modelos que se critican tienen un punto en común: los llevan mujeres.

Y es que es cierto que la «moda masculina» tiene (por ahora) muchas menos opciones, y desde luego, menos atrevidos a jugar con lo que se ofrece. Pero para nuestra sorpresa, el atuendo más comentado de la pasada gala de los Oscars, no fue el de una mujer (y eso que iba Lady Gaga, que sabe cómo se juega a esto a base de bien), sino el de un hombre. ¡Y qué hombre!

Sí, lo habéis visto bien, ya le gustaría a todo el mundo el ser capaz de lucir eso igual, pero es que definitivamente, la fabulosidad no es algo que le quepa a todo el mundo en el cuerpo.

Y diréis, bueno, y este señor quién es. Pues para eso estamos, vamos PRESTOS al socorro de vuestra curiosidad.

Este buen señor es actor, cantante pop, escritor y director de teatro. Ah, bueno, y por si no lo habéis pillado es un genio de la performance.

Su extravagante (y fantástico) estilo en los eventos y alfombras rojas se debe, a parte de su gusto personal, a una reivindicación de su derecho a vestir «como mujer» negando que la ropa pertenezca a un género. (Más que bien por él)

En uno de sus testimonios más sonados, el artista comentaba que, que una mujer vista como un hombre se considera cool, sexy y estiloso, mientras que si se intercambia el rol, un hombre vestido de mujer se considera divertido, gracioso, una broma, o algo ridículo. ¿Por qué?

En parte porque se considera un disfraz, no una vestimenta, no un estilo.

En parte, porque se ridiculiza la imagen de la mujer.

Se sigue asociando determinadas actitudes, gustos y comportamientos a los géneros, y hay que entender ya que eso no funciona así.

Como hombre gay y negro, se ha visto cuestionada su masculinidad en multitud de ocasiones. Pero ¿Qué es exactamente la masculinidad? 

Él defiende su personalidad sobre las habladurías y los juicios de la gente. ¿A caso esta valentía no dice nada a quienes le cuestionan?

Es un enamorado de la moda, cansado de intentar encajar en unos estándares que no le representan. Y se está convirtiendo en todo un icono Queer.

Y tiene ESTILAZO. Y en su cuenta de instagram puedes ver fotones como este:

¿Quién dijo que los hombres no pueden llevar vestidos de gala?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

She’s blush, and I’m bashful, ha. Had the loveliest time with you at the @vanityfair ball @angelasarafyan. Just stunning. #oscars2019

Una publicación compartida de Billy Porter (@theebillyporter) el

Estaremos pendiente a sus apariciones.

¿Qué te ha parecido su estilo? ¿Crees también que la moda debe pasar ya la barrera de los géneros? ¿Por qué crees que se sigue viendo a los hombres con vestido como algo vergonzoso? Cuéntanos todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).