El lenguaje no verbal dice mucho más de nosotros de lo que podemos creer, y no hay que subestimar esto.

¿Recuerdas aquella serie sobre un tipo que descifraba los «microgestos» de los sospechosos de asesinato? (Miénteme aquí en españa, emitida por A3) Pues, exageraciones de guión a parte, no era algo tan loco.

Después de todo, los buenos mentirosos dedican gran parte de su tiempo a analizar lo que cada uno dice con sus gestos, para cambiarlos deliberadamente y producirte una impresión u otra, según se le antoje.

Pero todo el mundo se relaja en algún momento, y cuál va a ser mejor que cuando uno se sienta a relajarse, ya sea comiendo, en un café, en el trabajo, leyendo, o utilizando el ordenador…

Tener conocimientos sobre el funcionamiento del lenguaje corporal puede ayudarnos a aprender mucho de nosotros mismos, y te puede llegar a sorprender mucho todo lo que en el fondo deberías saber sobre ti, pero que intentas callarte hasta por dentro.

¿Ya hemos conseguido despertar tu curiosidad?

1Piernas cruzadas

Te encanta aparentar cosas que en realidad sabes perfectamente que no eres, intentas parecer una persona educada y de bien a pie de calle, pero luego en casa eres lo más desastroso del mundo y comes guarradas a niveles arterialmente terroríficos. LOS NACHOS CON SABOR A QUESO YA TIENEN QUESO, NO LOS MOJES EN LA SALSA, POR DIOS.

Y bueno, se puede deducir que eres una persona que tiene muy en cuenta cómo lo ven los demás, y que aunque seas muy sociable, pocas personas te conocen realmente tan bien como para que te sientas cómodo al 100%. Como todo el mundo, vaya.

2Pies juntos

Cualquiera que te vea sentado deducirá al momento que eres una persona tímida e introvertida, pero eso es justo lo que quieres que crean, ¿verdad?

Así nadie sabrá que realmente eres un p*to psicópata que lleva la cabeza del vecino del quinto metida en la mochila, porque ayer no te dejaba dormir y ya te ha terminado de volver loco, tú tienes que ir a trabajar, y él se lo ha buscado.

3Rodillas juntas, pies separados

Para empezar, se ve a la legua que tienes algún tipo de problema psicomotor, o quizá sea algo peor, pero sin duda, lo más vomitivo que hay en tu persona, es lo increíble y asquerosamente pedante que eres, dejaron de preguntarte la lección en el colegio por lo desagradable de escucharte responder.

Además eres un poco repipi y tienes gustos muy raros… y pocos,  muy pocos amigos.

4Piernas juntas, inclinadas a un lado

Te has venido muy muy arriba con las modas de instagram y no hay quien te aguante. Estás todo el día con el móvil, haciéndote fotos de «oh, me la está haciendo otra persona pero no, solo soy yo colocando el móvil de forma extraña» La gente te ve, así, en la vida real… Lo sabes, ¿no?

PD: si nos lees así, cagas de una forma muy rara.

5Pies juntos, rodillas separadas

Eres una persona absurdamente fácil de indignar. Cada queja que oyes crees que va dirigida hacia ti de manera personal. Eres más tonto que un concursante de relleno de ahora caigo. Vas de chulo por la vida y no tienes ni idea ni de la mitad de las cosas que discutes, clásico cuñao inaguantable, y además no tienes consideración por la gente que te rodea.

Una joya, vaya. Pero una cosa te digo, que si nos lees así, no te lo vayas a tomar a mal, eh? Besis.

¿Nos has leído en alguna de esas posturas? ¿Te sientas de alguna forma que no hemos dicho? ¿Has aceptado ya tu auténtica personalidad? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Tesuena