El ser humano siempre ha estado obsesionado con idear y construir una maquinaria compleja para poder correr al máximo. Sentir el asfalto, dejar que el aire nos entre por la ventanilla (y de vez en cuando comernos un mosquito), oler la rueda quemada… Todas estas sensaciones han sido unas de las obsesiones más recurrentes de algunas personas.

Hemos conseguido crear coches con muchos caballos para así, poder notar cada vez más el soporte de detrás de la cabeza del coche en lugar de disfrutar de las vistas que nos brinda la naturaleza. Conseguimos ponerle ruedas a los coches y dejar libres a los caballos, luego ponerle un motor y finalmente una carrocería bien dura para evitar al máximo las lesiones que pueden ocasionar un accidente de tráfico.

Pero… ¿Qué será lo próximo? ¿Poner la propulsión del Furius Baco a un coche? Eso sí da bastante miedo.

Todos sabemos que nada corre más que un Ferrari… ¿O sí? Pues bien, hoy os traemos una noticia inédita. Una noticia que sabemos que os darán ganas de crearos vuestra propia bicicleta mutante. Sabemos que una bicicleta que es conducida por una persona, puede alcanzar una velocidad máxima de 70 km/h.

Un hombre de origen francés, no suficientemente contento con esta velocidad, decidió modificar con cohetes su bicicleta para que corriera más rápido que muchos de los coches actuales. François Gissy, conocido también como el “hombre cohete”, se inventó una propulsión para su bicicleta y así llegar a 330 km/h en sólo 5 segundos.

¿Quién da más?. Lo que hizo fue poner unos cohetes a reacción alimentados con peróxido de hidrógeno (H2O2) que se accionan pulsando un botón y así despegar como un cohete. Los puso alrededor de su bicicleta para que fuera más estable.

No estando suficientemente contento con su logro, retó a un duelo de velocidad a un ferrari 430 Scudería para demostrar que su “bicikenstein” podía correr más que uno de los coches más veloces del momento. Y así fue, el video publicado en las redes, nos muestra el duelo en el circuito Paul Ricard, ubicada en el Sur de Francia.

Y sí, la respuesta es sí, la bicicleta humilló al poderoso Ferrari. Se preparó una carrera para los dos vehículos y finalmente ganó la bicicleta tunning. Podemos apreciar en el video como este francés acelera a tal velocidad que parece que en lugar de correr, vuela. ¡Hay que tener buen estómago para poder hacerlo!

¿Qué estará pensando Enzo Anselmo Ferrari? Suponemos que después de esta humillación, ya esté pensando en cómo aumentar los caballos y la potencia de sus preciados coches. Será mejor que pensemos en cómo hacer carreteras más seguras y no tanto en correr, que ya hay demasiado kamikaze suelto.

Aquí os dejamos el vídeo con el momento:

¿Acertaste? ¿Esperabas que una bicicleta pudiera correr más que un Ferrari? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).