Febrero seguirá siendo el mes del amor, por mucho que nos neguemos a admitirlo. Y es que da igual que la causa ahora haya perdido gran parte de su significado para pasar a convertirse en una fiesta dedicada al amor a lo material y al consumo. Pero siendo sinceros, ¿no se han vuelto las personas, en general, un poco así también?

No podemos culpar a una fecha y llenarnos la boca de cosas que luego no cumplimos. «San Valentín es todos los días, todos los días se tiene que mostrar amor por la pareja». No engañas a nadie, no vas a plantarte un día cualquiera con mariachis bajo la ventana solo porque es un día cualquiera y eso es lo que lo hace especial.

No vivimos en una comedia romántica.

Tampoco os voy a mandar en busca de aquella persona que sea especial y única y haga quedar en evidencia a todos los demás, y no porque no existan, pero sí que son muy pocas, y porque pases tu vida buscando a una, nada te asegura que la encuentres, y además, no tiene por qué ser esa persona necesariamente para ti.

Y es que la búsqueda del ser humano perfecto es una chorrada, al final, te das cuenta que no se trata de lo guapa, lista o generosa que sea una persona. Sí, son buenas cualidades, pero nadie puede levantar la cabeza y decir con la boca grande que es así.

Con esta reflexión, lo que os queremos decir es que simplemente os juntéis con otro ser humano, con fallos, defectos (y virtudes, claro), con la única condición de que os hagáis mutuamente felices.

Hoy os traemos una lista de unas cuantas personas que se dieron cuenta de que habían encontrado lo que os decimos:

1Su pareja grabó su reacción

Sabía que no haría como si nada cuando se diera cuenta de que le puso whisky en el café.

2El poeta

«El tomate es solo una flor que se quedó embarazada. Está redonda, pero sigue siendo bonita».

Debió inspirarse en la cocina.

3Artistas contemporáneos

Les pareció buena idea colgar de la pared todo aquello que «no podían tirar» del desván.

4La pereza agudiza el ingenio

Esta pareja pasó horas en la cama con un láser para intentar enseñar a su gato a apagar la luz porque ninguno de los dos quería levantarse.

5«Yo te he hecho esto»

A este hombre le pareció oportuno hacerse un selfie en la habitación del hospital mientras su mujer estaba de parto. CON ESA CAMISETA.

Ya se pueden querer.

6Empresas de Marketing, contraten a esta señora

*Mira!*

*Ahora mira aquí*

*Almuerzo*

Esta mujer le preparó estas notas a su marido para que no se olvidara el almuerzo antes de salir.

7Dejà vu

Su marido le enseñó una fotografía antes de conocerla y ella no pudo parar de reír, luego fue a por las medicinas del perro y le enseñó la caja.

8No les hacen falta palabras

Para decirse lo que quieren.

9Se regalaron lo mismo

En esa familia realmente les gusta el punto de cruz.

10La jefa

Cada vez que tienen una discusión acalorada, esa mujer se hace un selfie con su marido, a él en el primer momento no le hace gracia (a nosotros sí), pero luego bien que se ríe.

¿Qué os ha parecido la lista? ¿Sabéis en qué momento os disteis cuenta de que habíais acertado con alguien? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño). 

Fuente: Difundir