«Estudia para que el día de mañana no tengas que agachar el lomo». Esto es algo que muchos hemos oído desde pequeños, por parte de nuestros padres (eh, y que no tiene nada de malo trabajar de aquella forma), y algunos pues más o menos lo van llevando hasta que cumplen el sueño de sus padres, se convierten en «adultos de bien» y pasan a trabajar en una oficina.

Ahora, yo me pregunto si realmente sabían dónde nos metían.

Porque trabajar en una oficina no es jugar al solitario todo el día, ni pegarse a la máquina de café a parlotear sobre cómo fue el finde.

No todas las oficinas tienen grandes ventanales y lo peor: no siempre hay un trabajo asignado, pero no está bien visto procrastinar, por lo que esto se traduce en muchos ratos muertos de un aburrimiento letal (dependiendo del trabajo, obviamente).

También es cierto que cuando llega trabajo lo hace todo junto y con fecha de entrega de ayer. Que les gusta mucho esa frase del «lo quiero para ayer».

Pero si hay algo que te puede animar la jornada (o terminar de jodértela) son los compañeros, que siempre tienen unas palabras para cada momento. Hoy os traemos 15 mensajes de oficina que seguramente os llegarán al alma. O no.

1Este debió ser el listo de la oficina

«Chupo todas mis plumas, toma una bajo tu propio riesgo». No sabemos si lo más brillante es la nota o lo de los bolígrafos-cubiertos.

2No, normalmente no son tan delicados

O al menos eso no pasa aquí.

3Sí, el baño siempre es un drama

Es algo inevitable: a uno se le viene a la mente aquellos tiempos en los que vivía con los hermanos y el resto de la familia.




4Esperando a que me lo convaliden

Ya queda menos.

5Por listo

¿Cómo? ¿Que solo tiene un número para los turnos? Pues yo pondría una queja.

6Genio el que hizo esto

Los nuestros son bastante más cutres.

7Perfecto

El trabajo en equipo es importante.

8El SACRASMO no falta nunca

Y la dislexia tampoco. Por aquí tenemos nuestros puntazos también.




9Nos encantan los esquemas

Es la forma más sencilla de hacerse entender sin hostiar a nadie.

10El café, otro drama

Nos ponemos nerviosos si nos empieza a entrar el mono de cafeína.

11Sí, gastamos mucho papel

Y la impresora es nuestra mejor compañía.

12Mucho, mucho papel

Y para tonterías mu’ grandes. Bolsonaro estaría orgulloso de nosotros.

13Hablar de las series es OTRO DRAMA

Y de cine/cómics/libros… problemas del primer mundo.

14La relación con los jefes, un encanto

Nos valemos del diálogo para resolver nuestras diferencias como adultos.




15Y tenemos la misma lógica que una madre de las de antes

De las del «no te compro más galletas que te las comes», o «ponte la rebeca que tengo frío».

¿Qué os ha parecido la galería? ¿Os habéis visto en alguna de estas en el trabajo? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Difundir