Este pasado San Valentín realmente tuvo la capacidad de sorprendernos, y como no podía ser de otra forma, lo hizo a través de un lenguaje universal, el amor. Ese, el torpe, bonito, extraño, siempre joven, y sobre todo… ciego.

Al menos lo suficientemente ciego como para que una chica de 21 años de edad decida casarse con una muñeca caracterizada como zombie, al más puro estilo de The Walking Dead.

Hablamos de Felicity Kadleck. Esta mujer, que en sus 20 (y no en sus 13, por lo que se ve), se casó con una muñeca de apariencia terrorífica. pero aquí no queda todo, por favor, acompáñenme a que les cuente esta terrorífica historia…

Todo esto comenzó, según cuenta su protagonista, cuando a sus 13 años le regalaron por Navidad una extraña muñeca…

Esta, tenía una apariencia del todo inusual para lo que estamos acostumbrados a ver en juguetes infantiles. Concretamente, tenía deformidades en la cara, y estaba pintada como un cadáver, sin la mandíbula inferior, y con la lengua colgando entre un poco de sangre falsa. Lo extraño es, que contra todo pronóstico, a la joven le fascinó su regalo.

Pero no fue hasta los 16 que comenzó a sentirse atraída por su muñeca, a la que por cierto, bautizó con un nombre extrañamente alegre como para que le pudiera pegar lo más mínimo. Kelly, se llama, sí. Kelly la zombie.

Pues Kelly tiene mejor cara que tú y que yo por las mañanas, las cosas como son. Pero tampoco es como para volverte loca y decir, oye, que me caso.

En la actualidad, se supone que Kelly Rossi (que tiene apellido también, cágate. Yo le habría puesto famosa o algo más muñequil, tú sabe’) tiene sus buenos 37 años, aunque si que es verdad que, putrefacción aparte, se conserva bien la tía.

La muñeca no se pudo negar cuando Felicity se lo propuso, y ni aunque hablase hubiera podido, recordemos que no tiene mandíbula. Las pobres Kelly y Felicity, no se habían enterado que entre parejas del mismo «género» (permitidme las comillas, es una p*ta muñeca) no se necesita un papel masculino, ni nadie que haga de hombre (de eso se trata precisamente), igual que en unos palillos chinos ninguno hace de tenedor ni cuchillo.

En fin, que aquí la amiga se dejó una pasta en bodorrio por todo lo alto que te puede permitir tener como invitados a 10 «personas», y 8 de ellos, más muñecos zombies, porque no, no podía tener solo uno.

Aun así, la pareja ha intentado hacerlo todo de la forma más real y formal posible, incluyendo atuendos, anillos, cura, y baile nupcial. Además, esta señora ya ha asegurado que el matrimonio lo consuman a base de bien (dí que sí).

Pero no te creas que se queda aquí la cosa, que esto es amor del bueno.

Ya es un clásico que nos veáis rajando de los tatuajes de pareja, pero es que esta mujer es tan maja que nos tiene que dar contenido e historia para todo:

“Me tatué su nombre en el brazo porque siempre va a ser parte de mi corazón. Es parte de mí y nadie puede cambiar eso”. Palabras directas de Felicity, que está «colgada» y afirma que tienen “una relación normal e íntima que progresa”.

Fueron cuatro los amigos que tuvieron la guasa de apoyarla en su decisión, aunque de amigos, bueno, o son de su palo o la aprecian bien poco.

Sobre la intimidad de la pareja, Felicity no entiende de tabúes (por si no había quedado claro ya): «Consumamos nuestra relación de la forma normal y ahora nos conocemos de una manera mucho más profunda, tanto física como emocionalmente».

La joven, «loca de amor», asegura que durante su adolescencia, y a lo largo de su vida, ha conocido y ha salido con otros chicos, y que creía enamorarse de ellos, pero que esta era una falsa sensación dada porque intentaba engañarse a sí misma sobre sus sentimientos por Kelly.

Asegura que ella es feliz a su lado y que se siente plena.

En medio de este show del que habla como si fuera algo totalmente normal, como un adorable hogar, Kadlec hizo la pregunta de oro: «¿Por qué no podríamos traer un niño a este mundo y que crezca en un ambiente de amor?». Por lo que ahora entendemos que también pretenden (ambas) ser madres.

«Aún estamos locamente enamoradas y queremos compartirlo con alguien más. Un bebé sería un sueño hecho realidad. Completaría nuestra familia», sostuvo la mujer, a quien no le importan las críticas que recibe por su estilo de vida.

«Independientemente de lo que otros piensen de nuestra relación, ella me hace feliz y la amo, así que eso es todo lo que importa. Sé que hay algunas personas que creen que debería estar con un humano real, pero para mí Kelly es real», concluyó.

Y es que en sus redes recibe todo tipo de críticas, además de inesperados mensajes de apoyo, aunque creemos que la mayoría de estos son de los típicos trolls de turno.

Igualmente, entre las opciones más estudiadas, Felicity tiene pensado adoptar… ¿volveréis a leer algo nuevo de ella y su peculiar familia en breves? ¿Le montarán la sitcom noventera que se merece?

Y como no podía ser de otra manera, sí, tenemos vídeo de la boda. Y esta vez no os será un incordio de ver. Además, todo sea dicho, tuvieron la decencia de hacerlo breve.

¿Es así como os imagináis vuestro gran día? ¿Tiene Kelly Rossi mejor cara que vosotros? ¿Una muñeca desfigurada con cara de zombie tiene novia y tú no? Cuéntanos todo lo que piensas en los comentarios y haz copypaste a tu psicólogo en Whatsapp. ¡Os leemos!

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: El diario nuevo día