El actor David Castillo empezó su carrera desde que era muy niño y a los 7 años ya se encontraba realizando algunos papeles en anuncios y publicidad, pero su primera aparición en televisión se produjo en Hospital Central (2003) donde apareció como un personaje episódico durante un solo capítulo.

A partir de ahí le surgieron nuevos papeles puntuales en otras series como Ana y los 7 y Manolito Gafotas, donde, precisamente, interpretó a Yihad durante trece capítulos, el chulito de barrio que, seguramente, en un futuro le sirvió mucho para conseguir el papel de Jonathan en Aída con el que se hizo conocido.

Pero antes de eso ya había aparecido en la gran pantalla con algunos roles menores como el que realizó en El séptimo día de Carlos Saura y otros con mayor relevancia como el de Bernardo en Cachorro, donde interpretaba a un niño de 9 años que por circunstancias de la vida tiene que convivir con su tío homosexual.

Pero ya en 2005 se hizo realmente famoso al formar parte, directamente, del reparto principal de la serie Aída, un spin off de 7 Vidas, que, durante sus 10 años en antena, logró grandes datos de audiencia.

Allí, como decíamos antes, hacía de Jonathan, el hijo menor de Aída García, un chulito del barrio Esperanza Sur que estaba al borde de convertirse en un delincuente (puede que dicho así suene dramático, pero por mucho que la serie fuese una comedia esto es lo que era Jonathan, hasta el punto en que, más adelante, incluso ingresa en una academia militar).

Pero el actor no se conformó con ese papel conocido y desde entonces ha trabajado también en distintas obras teatrales como Münchhausen, Naturaleza muerta en una cuneta (2012-2013) o Emilia (2014).





También, después de Aída, el actor ha seguido trabajando en la gran pantalla con películas como Torrente 4 y El diario de Carlota y, recientemente, formará parte del reparto principal de la segunda temporada de la aclamada serie española Los nuestros donde, obviamente, interpreta a un militar.

En cualquier caso, no solo ha cambiado de trabajos a lo largo de estos años, sino que su aspecto físico y su look de “macarrilla” también han experimentado muchos cambios a lo largo de los años y poco queda de ese niño con pinta de “chungo” para adoptar un atuendo mucho más “artístico” y que pega más con su faceta de actor serio con esa barba y ese pelo largo.

Vosotros ¿Seríais capaces de reconocerlo por la calle si lo vieseis? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).