Dime cómo vistes y te diré quién eres. O no. Quizá esté equivocado y te esté juzgando por la portada, y nunca se debe juzgar un libro por la portada.

Lo que sí se debe es sentir bien uno mismo al mirarse al espejo. Y hay muchas cosas que puedes hacer para ello. Por ejemplo, no cometer los errores que os mostraremos a continuación.

1Uñas demasiado largas

Cuidarse las uñas puede ser toda una odisea, y como más largas más margen hay para la creatividad. Pero hay un punto donde hay que decir basta, como cuando ya no puedes teclear sin tener que buscar un ángulo especial o coger a tu mascota sin perforarla.

2Color Nude

Puede quedar bien, o puede quedar mal, pero este color que simula el color de la piel desnuda es en cualquier caso una apuesta más arriesgada que cualquier otro color.

3Talla grande

View this post on Instagram

難友瘋 #boysfriend #oversize #newt #thailand #haha #oldskull

A post shared by Allen (@love_happiness_mylife) on

Hay una diferencia entre la ropa diseñada para quedar grande (ver boyfriend style) y la ropa comprada dos tallas mayor porque estaba a la mitad de precio. Y esa diferencia se ve.



4Demasiado

Sí, se puede llevar demasiado. Deja los excesos de joyería e indumentaria para los que realmente lo necesitan: los cantantes de trap.

5Vesticortinas

Es posible que veas ciertos atuendos y vestidos que parezcan una cortina aplicada directamente en un patrón. Cortina, o sofá, o funda de edredón o tapiz o papel de la pared. Sea lo que sea, parecerá salido de casa de la abuela.



6Imitaciones

Una cosa es una imitación, que navega un área gris en cuanto a moralidad se refiere. Pero la otra es una imitación barata, el equivalente a un primo tonto con el que nunca nadie se quiere sentar en las cenas de Navidad. Y por asociación, nadie se querrá sentar con alguien que VISTE un primo tonto de una marca (excepto quizá la gente que no es de juzgar un libro por la portada. Pero de esos no hay muchos).

7Malas combinaciones



Si no quieres parecer un supervillano de cómic, asegúrate de que las combinaciones cromáticas con las que te atreves son las adecuadas. Porque entre vestir llamativo y provocar ataques epilépticos hay un sutil cambio de colores.

Dicho esto, no hay nada malo con atreverse a probar cosas nuevas, siempre dentro de que sea sano para la salud de tus propios ojos y los ojos ajenos de aquellos que te preocupen.

 



¿Qué os parecen estos consejos estéticos? ¿Os han servido para algo? ¿Os gustaría ver más? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: tesuena.net