Puede que hoy hayas tenido un día muy tranquilo, pero, en ocasiones, experimentamos problemas cotidianos que, por algún motivo u otro, elevan nuestros niveles de tensión de forma desproporcionada.

A continuación, os mostramos una lista con 15 imágenes que, seguramente, os habrán puesto muy nerviosos en algún momento de vuestras vidas.

Cuando la gente pone el chicle donde no debe

Hay personas que no es que tiren el chicle al suelo, sino que, directamente, lo ponen en lugares donde saben que van a molestar a otras personas.

Los coches que se pegan a tu trasero con las luces encendidas

Lo más duro de todo es que, concretamente en esta foto, el de detrás lleva las luces largas encendidas cuando aún es de día.

La gente que aparca donde, claramente, no se puede

Luego hay personas que todavía se quejan de que, en estos casos, se avise a la grúa cuando es evidente que nadie debería haber aparcado allí.

Comprar cosas por Internet y que no sea cómo esperaba

Mucha gente no compra cosas por Internet debido al miedo y, en la mayoría de casos, no tienen razón. Sin embargo, de vez en cuando, recibimos algo muy distinto a lo que habíamos pedido cosa que, obviamente, nos pone de muy mala leche.



Menspreading llevado al límite

Cómo es lógico, esto no es algo que hagan solo los hombres y, claro está, eso es algo que molesta a mujeres, hombres, niños y niñas por igual.

Cuando resulta imposible sustituir tu rotulador gastado

A veces vamos a la tienda con el código de color concreto que buscamos y, sin embargo, nos resulta imposible conseguir el mismo tono.

No querer aparcar donde debes

Hay personas que no saben aparcar (y eso es comprensible), pero hay gente que, directamente, no quiere hacerlo bien.

A veces, se pasan más con el hielo que Elsa de Frozen

En muchos restaurantes de comida rápida ponen tanto hielo en la bebida que, cuando te los tomas, no sabes si te estás bebiendo una naranjada o meado de gato.

Las etiquetas de propaganda pegadas con cemento

Te pasarás horas intentándolas quitar y, aunque lo consigas, quedará para siempre esa marca asquerosa de pegamento.

La ropa con infinitas etiquetas

Todas estas etiquetas son de un solo pantalón y es que, en ocasiones, ponerse unos tejanos puede ser más complicado que montar un mueble de Ikea.

Las personas que escuchan música sin cascos

Obviamente, en tu casa puedes hacer lo que quieras, pero hay mucha gente que no respeta el espacio del resto de gente cuando están en lugares públicos y ponen la música de su móvil sin casos como si estuviesen en una fiesta privada con sus amigos.

Cuando la batería del móvil llega a su límite



Aunque no estemos pendientes de ninguna llamada importante, la alerta de batería baja nos pone más tensos que cuando estamos esperando el resultado de un test de embarazo.

En ocasiones, los envases no se abren como nosotros desearíamos

Seguramente los diseñadores de productos llevan años pensando una manera de solucionar este problema que afecta seriamente al primer mundo.

Cómo queda el suelo del cine después de la película

Es verdad que si comemos palomitas a oscuras se nos pueden caer algunas al suelo. Sin embargo, parece que cuando estamos en una sala de cine todos nos volvemos excesivamente guarros y hacemos cosas que no haríamos en casa.

La gente que deja los carritos del supermercado en cualquier sitio

A menudo no pensamos en que compartimos ciudad o pueblo con otras personas y que, cuando no tenemos un mínimo de cuidado, podemos fastidiarles el día solo por culpa de nuestra pereza

A vosotrxs, ¿qué es lo que os pone más tensos? ¿Hay algo que no hayamos puesto en esta lista que os ponga de los nervios? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: difundir