Por lo general, todos nacemos con pelo en la cabeza. Este puede ser liso o rizado; moreno o rubio; corto o largo. La cosa es que, de base, todos necesitamos champú para poder estar correctamente aseados pero, con el tiempo, puede que tengamos que dejar de comprar este producto de higiene… ¿el motivo? Pues el mismo que nos puede llevar a tener que desechar el peine: que nos quedemos completamente calvos.

Nadie quiere tener que ponerse crema solar en la cabeza en los meses de verano, pero la naturaleza es caprichosa y si nos toca… nos toca. ¿Qué debemos hacer? Pues para seros honestos, no hay una respuesta clara y única… pero lo que si os podemos es recomendar una cosa: no hagáis, bajo ningún concepto, lo que hicieron los protagonistas de nuestra historia de hoy.




Disimular con el bigote

Si, por lo que sea, crees que la cortinilla horrible que te has hecho en la cabeza se nota demasiado, lo mejor es juntarla con el bigote. Así, al menos la gente se centrará más en el hecho de que estás loco y no que eres calvo.




¿Se te ha caído todo el pelo del frontal?

Nada que un tatuaje satánico no pueda arreglar. Entrar en la cárcel puede ser un suplicio para las personas que sufren alopecia, por lo que este estilo siempre es una opción más respetable…

Si Hitler se hubiese quedado calvo

La verdad es que, quizás, habría resultado menos intimidante así… conquistar Polonia con esa cortinilla horripilante no habría resultado tan fácil.

A Trump le ha salido competencia

Pensábamos que la única persona capaz de llevar un gato muerto en su cabeza sería el hombre que quiero construir un muro para separar Estados Unidos de México. Pero, como podéis observar, nos equivocábamos.




El profesor chiflado

Yo solo digo que, si me toca un profesor así, me salgo del colegio. Entre esa mirada y matar a la mitad de la clase para hacer algún tipo de experimento en plan ‘el ciempiés humano’… hay muy poco.

Se nota que tiene dinero

¿Cómo, con tantos millones en el banco, alguien puede decidir que la mejor opción que tiene a su disposición es la de hacerte esto en la cabeza? Con esa cantidad de ‘producto’ que lleva en la cabeza, lo más probable es que le convaliden ese peinado como un casco de moto reglamentario.

O todo o nada

Hacerse la cortinilla es algo espantoso y de eso no hay ningún tipo de duda. Entendemos que la gente no quiera quedarse calva, pero también hay que tener un poco de dignidad… y si decides que vas a humillarte de esta manera, al menos apuéstalo todo y no te quedes a medias… que es hasta peor.

Una celebridad del mundo de fútbol

 





Y también dentro del mundo de la peluquería, ya que hacerse ese peinado, jugar un partido entero y acabar con todos los pelos en su sitio… es algo que solo está al alcance de unos pocos valientes.

Nada que un poco de gomina no arregle

Si lo que te queda en la cabeza son cuatro pelos, puedes comprarte un par de litros de gomina semanales y hacer esta especie de pieza de cerámica china. Para gustos, los colores.

Look de pedófilo

Si lo que quieres es que la gente salga corriendo cuando pases por delante de un parque infantil o que no puedas llevar gabardina sin que la gente te mira como si estuvieses a punto de hacer una locura… este es tu peinado.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Qué haríais si ya no necesitáis comparar champú nunca más? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).