¿Tu pareja te dura menos que los hielos del botellón? ¿Tus colegas ya no saben con quién liarse para no tocarte ningún ex? ¡No te preocupes, estamos aquí para ayudarte! Y todo con estos 10 briconsejos del día:

 

Elige con cabeza. 

Sabemos que esta suena a muy de cajón, pero no lo será tanto con el historial que te has cargado a la espalda, así que calla y lee.

Tienes que meditar bastante antes de empezar a salir con alguien. Debes estar seguro de que no quieres cubrir tu soledad, las relaciones no son terapéuticas, y no debes cargar a nadie con la responsabilidad de arreglar la mierda de persona que eres. Eso es cosa tuya.

Por otro lado, si resulta que eres buena gente, y te joden igual: Sí, todo el mundo merece amor, pero no tiene por qué ser el tuyo.

Sé realista.

Tu pareja es una persona igual que tú. No la endioses ni la minusvalores. Incluso si salieras con Ariana Grande o John Wick, tu pareja es tanto como tú.

Tampoco te flipes si llevas poco tiempo con una pareja, las cosas con calma y poco a poco, que así duran más.

Respeta.

Venga, que esto es fácil. NO TE LÍES CON SUS COLEGAS. En realidad lo guapo guapo, sería que no lo hicieras con nadie mientras estás en pareja, pero por lo visto es más difícil de lo que parece.

Otra cosa que sería interesante es que seas capaz de distinguir a tus colegas de tus ligues, porque si no tienes cuidado con esto, cuando tengas una pareja y esté con tus amistades puede ser muy incómodo y sembrar muchos problemas.

Diálogo.

Hablar las cosas es importante, porque si te lo guardas todo, puedes terminar soltando mierdas de forma anónima desde el portal de noticias de alguna web, y hacer que de pronto tus artículos no se vean tan profesionales.

Tened vuestro espacio.

El tiempo en pareja es algo genial, pero todo el mundo necesita su espacio para dedicárselo a sí mismo y a sus actividades favoritas.

No se trata de que no puedas hacer tus cosas con tu pareja al lado, sino que para quererse uno mismo como se debe, hacen falta momentos de soledad, y nuestra propia compañía.

Apoyo.

Tu pareja es una persona completa al igual que tú, y no tenéis por qué tener las mismas motivaciones en la vida para que podáis estar juntos. Lo que sí que es esencial es el apoyo en las decisiones más complejas, y en las que menos también.

Además, si tu pareja tiene situaciones difíciles, es momento de que mires un poco por encima de tu propia nariz y estés ahí, que es cuando hace falta. Escucha y aprende a ser menos egoísta con las emociones.

Mantén la calma en las peleas.

Esto es esencial. Si se te va la pinza en las peleas, no tiene futuro. De cajón. Lo más importante es que en estas situaciones seas capaz de entender que sois los dos los que tenéis que luchar contra el problema, y no contra vosotros mismos.

La cama importa.

Hay personas muy sexuales que pueden sentirse muy inseguras si ciertas cosas salen mal en la cama. Esto se arregla hablando lo que os gusta, como, cuando, incluso por qué. Ademas, es muy divertido ir probando cosas nuevas.

Perdonar.

No siempre tendrás la razón, pero cuando así sea, por dios, no lo grabes en vídeo, ni hagas una screen de pantalla para colgarlo en el salón. Supéralo y aprende a perdonar. La gente que echa las cosas del pasado en cara no merecen perdón después.

Detalles.

Obviamente, a todo el mundo le gusta sentirse querido por su pareja. No te esperes a San Valentín. Pero es un buen punto para empezar.

¿Qué pensáis de estos consejos? ¿Aportaríais alguno más? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Ok chicas