GH Dúo está que arde. Esta nueva variante del programa se estrenó este año cosechando muchísimo éxito ya desde su primer programa. Veníamos de unas cuantas entregas del programa en las que la cosa no paraba de ir para arriba y, hoy en día, podemos decir que el formato vuelve a estar más vivo que nunca.

Es verdad que las primeras galas, a pesar de ser algo moviditas, no eran, ni por asomo, la locura en la que se están convirtiendo en estas últimas dos semanas. Meter a tantos famosos en una casa es algo que no sale gratis y lo que estamos viendo ahora es la prueba fehaciente de ello.

Dejando de lado pequeñas polémicas aisladas, la semana pasada cayó la primera ‘bomba atómica’: la organización del programa decidía expulsar a Julio después de que este protagonizase una vergonzosa y lamentable escena junto a su exmujer, María Jesús Ruiz. La medida era ejemplar y el programa quería dejarlo muy claro: ahí no se iba a permitir ningún tipo de violencia.  Pero es que con eso mismo hemos vuelto a topar este mismo fin de semana.

Kiko Rivera e Ylenia Padilla han protagonizado una de esas discusiones que pasarán a la historia del programa; la mayor bronca de toda esta edición (al menos de momento, claro). La cosa, como no, empezó con las diferentes opiniones que tenían respecto a las labores domésticas.

Lo que empezó como una discusión, acabó yéndose de las manos y lo que, en un principio, era una bronca por temas de lo más anodinos, acabó en una espiral de acusaciones personales… con un lamentable final.

Ylenia comentó en voz alta (como es bastante habitual en ella), que no iba a fregar porque muchos de sus compañeros no realizaban las tareas que les correspondían, algo que no sentó nada bien al hijo de Isabel Pantoja, quien le advirtió a Ylenia de que el día que le tocase cocinar a él, no le haría su comida.

Aquí ya empezaron a llover las acusaciones ‘gordas’: “Creo que lo que le pasa a Kiko es que se está conteniendo y que, en realidad, no le caigo bien y no me soporta. Pero sabe que si nos peleamos puedo soltarle verdades que no le vienen bien. ¿Por qué tienes miedo a un enfrentamiento conmigo? No lo entiendo”, comentaba Ylenia.

Adjetivos como “comilón” o “mentiroso” fueron los protagonistas de esa escena, mientras que Kiko le recriminaba que fuese una maleducada y que no paraba de faltarle el respeto a todos sus compañeros. “Prefiero ser comilón que ser como tú… ¡Vete a cagar al campo!”, profirió Kiko. La cosa explotó en el momento en el que Ylenia soltó: “Yo también tengo muchos problemas, pero no los cuento para dar pena”.

Acto seguido, Kiko se levantó y reventó contra el suelo el plato que tenía en las manos: “¡Por ahí no! Lo que acabas de hacer es de rastrera”.

Las palabras de Ylenia hacían que Kiko estallara y acabara rompiendo un plato contra el suelo mientras se encaraba con su compañera: “¡Por ahí no! Lo que acabas de hacer es de rastrera”.

Irene Rosales tuvo que meterse en medio de los dos para que la sangre no llegara al río: “¡Por ahí no, por ahí no! ¡Porque tú provocas! ¡Eres una provocadora! ¡Pro-vo-ca-do-ra!”, le decía el artista y cantautor a Ylenia.

Todo el mundo se metió en medio porque la cosa estaba realmente tensa. Evidentemente, la reacción de Kiko ha sido duramente criticada en las redes sociales por su extrema violencia contra Ylenia.

Aquí os dejamos algunas de las cosas que hemos podido leer:

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido la reacción de Kiko? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).