Todos estamos familiarizados, aunque sea mínimamente, con el turismo. Sea porque hemos sido partícipes, porque vivimos en un sitio con flujo habitual de turistas o porque el pesado de nuestro tío no deja de enseñarnos las fotos que él y sus hijas se hicieron en la torre de Pisa (ya está, me aburren, alguien tenía que decírtelo). Todos conocemos el lado bueno y el lado malo que tiene viajar a sitios nuevos.

Pero hoy venimos a hablaros del lado oscuro del turismo. De esas trampas que los avispados lugareños ponen a los turistas, normalmente para sacar provecho económico. No vamos a hablar de robos ni estafas ni nada parecido, sino algo más banal e inocente: el merchandising de la ciudad. Hablamos de esas camisetas horribles, de esos imanes infames, de esas tazas llenas de tópicos, y de las tiendas que viven exclusivamente de vender ese tipo de mercancías. Si vivís en una de las ciudades, seguro que las habéis visto: banderas de España, flamenco, toros, camisetas del Barça y del Madrid más falsas que una moneda con la cara de Popeye y hasta sombreros mejicanos.

La comediante británica Laura Lexx ha contado su experiencia con este particular sector. La humorista empieza su hilo en Twitter con estas palabras, que traduciremos a continuación:

“¡El imán de mierda ha sido comprado! Ahora siempre recordaremos nuestro viaje a Crabonela.”

Ah, Crabonela, la ciudad más turística de España y una de las principales destinaciones europeas, especialmente atractiva por su playa y su montaña, por su gran cantidad de carriles bici, por sus maravillas arquitectónicas decoradas al más puro estilo modernista, y por su Gran Vía decorada con taxistas… ¿cómo? ¿que esa ciudad no se llama Crabonela? Mierda, tendremos que rehacer el bache de imanes.

La comediante británica continua su hilo con más experiencias en tiendas similares.

“Crabonela sigue sorprendiendo. ¿Qué cojones es esto?”

Claramente, Laura Lexx nunca ha tenido delante de sus ojos una obra de arte. En este caso, podemos ver la clara intención del artista en transmitir… la sensación de… sorpresa… y es una obra muy profunda porque… nos hace sentir un… no, nada, no hay nada que se nos ocurra, es un perro o perra muy maquillada y disfrazada de persona mientras fuma. No hay ningún tipo de interpretación que se nos escape. No sabemos lo que es. Que alguien nos ayude.

Pero esto, amigos y amigas, no termina aquí. Lo mejor está por llegar.

Ha llegado el animal definitivo. Si recogiéramos todos nuestros sueños y pesadillas, los mezcláramos en un recipiente y trituráramos con una batidora, le añadiéramos sal y una pizca de demencia, y lo calentáramos en los hornos del infierno entre cinco minutos y tres millones de años, esta sería la figurita que nos esperaría cuando abriéramos el horno.

“Lugar de honor en la nevera de la mierda.”

No suena como un título muy impresionante, pero si observamos con atención los otros imanes, también muy vistosos, nos quedamos con el detalle de que, para bien o para mal, la visita de Laura Lexx a las Españas será algo que jamás olvidará.

¿Qué os parece esta muestra de obras de arte? ¿Os compraríais alguna? ¿Os gustaría ver más? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Twitter de Laura Lexx