Brasil está viviendo un momento bastante complejo. Hace unos pocos meses, los brasileños escogían como presidente a un señor que es una mezcla de varios dictadores, haciendo que Donald Trump quedase a su lado como una especie de Gandhi rubio. Esto ha desatado un terremoto en el país que se ha extendido por el resto del mundo y bueno… habrá que esperar a ver que pasa con todo esto.

De camino a este futuro incierto, ahora solo queda ir aguantando uno a uno los golpes que el presente nos de. Latinoamérica, en general, tampoco está como para echar cohetes así que…

Y hoy nos llegan nuevas polémicas de la mano de la toma de posesión de los diputados en la Cámara de Diputados en Santa Catarina… y la verdad es que no sabemos muy bien qué pensar de todo este asunto.

Ana Paula da Silva es una diputada popularmente conocida como Paulinha. Tiene una larga trayectoria política… pero hoy se habla de otra cosa muy diferente a su curriculum o su valía como política.

En la toma de posesión, da Silva se presentó con un vestido que los usuarios de las redes sociales han calificado de ‘demasiado sensual’, generando así una fuerte polémica de la que, probablemente, tardará en salir.

Pauliha apareció con un escotado mono rojo por el que ha sido calificada por sus detractores como “inapropiada”, “escandalosa” y “vulgar”. Consideraron que una dirigente política no puede vestir de esa forma en un pleno y mucho menos para una ‘ocasión tan importante’ como esa.

Pero, de la otra parte, también aparecieron muchos defensores que la apoyaron en su decisión de llevar lo que ella quisiera. Afirman que la forma de vestir no es importante y que todos debemos tener libertad en ese sentido. La política es pues, para los asuntos importantes y no para comentar la ropa de os diputados como si de un desfile de moda se tratase.

Primeira sessão legislativa do ano! Agora é arregaçar as mangas e trabalhar!!! ❤😍

Gepostet von Paulinha am Freitag, 1. Februar 2019

Ana Paula, muy activa en las redes sociales, no podía dejar pasar este tema para dar su opinión al respecto: “El mundo macho y prejuicioso en el que vive usted no es el mío”, escribe en respuesta a un hombre que preguntó irónicamente si su escote ayudaba a la democracia.

Además, añadió: “He visto a muchos hombres de saco y corbata tomar dinero del sector de salud, de las comidas escolares, eso es inaceptable”. Así pues, queda claro que ella piensa hacer lo que quiera y no considera importante este tipo de polémicas.

Ana Paula da Silva fue alcaldesa de una pequeña ciudad de Brasil. Fue elegida tercera mejor administradora municipal del país una vez, y en dos ocasiones fue la mejor en su estado. Dejó la alcaldía con más del 90% de aprobación popular… por lo que hay motivos para pensar que no se trata solo ‘de un rostro bonito’, sino que es toda una profesional cuyos méritos no se deberían poner en tela de juicio por un simple vestido (que, por cierto, es muy bonito).

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta polémica? ¿Pensáis que un vestido es relevante para poder ser valorada como política? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).