77Siempre ha sucedido que a los padres, en general, les encanta tener millones y millones de fotografías de sus bebés. Esto es algo que pasó con nosotros, con nuestros primos, y con prácticamente todo el mundo que conocemos.

Pero si te paras a pensar por un momento en cómo funciona el mundo actualmente, no tardarás en darte cuenta de un pequeño cambio que hay que tener en cuenta. Y es que ahora mismo tienes una cámara en las manos, mientras lees esto.

¿Eso qué quiere decir? Pues que hacemos muchas más fotografías que antes, y, como ya sabemos, la práctica hace al maestro, por lo que en cualquier momento puede aparecer un genio capaz de hacer maravillas.

Esto es lo que ha pasado con el padre de Ryan. Típico padre enamorado de su bebé, como es normal, que en lugar de atosigar a sus amigos con las típicas fotos de hijos, se propuso sorprenderles y sacarles unas cuantas sonrisas, esperando que así le pidan más, en lugar de fingir un falso interés.

La particularidad de Ryan, es que al haber nacido prematuro, es un bebé muy pequeño y débil, pero esto no ha supuesto un impedimento para su padre, que desea profundamente que su hijo crezca tan sano y fuerte como se esperaría del niño de las fotografías.

Sin más dilación, esta es la vida de Ryan (con un poco de Photoshop):

¡Todo un hombre!

Y ya se afeita mejor que tú. Y seguro que hasta le crece más barba. Está a dos días de meterse a hipster. ¿Hueles eso? Es tu envidia.



Arreglando el jardín

No «ayuda a nadie», sabe que el mantenimiento de la casa es cosa de todos, y él hace su parte. ¡Así se hace!

Tranquilos, sigue siendo Photoshop

Aquí parece que se decidió por hacer una actualización a las brujas. ¿Quién querría volar en escoba en pleno siglo XXI? ¡Mucho mejor un soplahojas!

Cara de póker

Por las caras podemos deducir dos cosas: que el monstruo de las galletas ya se ve en la bancarrota, y que Elmo es un cerdo tramposo.

Los leñadores están de moda

No importa que su tamaño y el de los troncos sean iguales.



La cara de esfuerzo lo dice todo.

La paciencia es una virtud

Sobre todo a la hora de pescar, ¡mira qué tranquilito! Parece sacado de un anuncio de Pescanova.

Te arregla el coche

Y te cambia el aceite, las ruedas y te juzga por lo mal que cuidas tu coche. Y por no comprarle una sillita mejor, que ya toca.



¡Mucho que alimentar!

El pequeño cobra su talento y su arte en comida, ¡Así que imagínate todo lo que tiene que comer! Tiene un hambre que da hasta miedo.

¿Cómo?

¿Que se me ha pasado la hora de la merienda? ¡Eso sí que es urgente! ¡Llama al chófer!

Workout

Y tu no eres capaz de ir dos meses seguidos al gimnasio. Qué vergüenza…

¿Me lo dices a mí? 

«¿Hablas conmigo? ¿Me lo dices a mí? Dime, ¿Es a mí? Entonces, ¿a quién demonios le hablas si no es a mí? Aquí no hay nadie más que yo. ¿Con quién puñeta crees que estás hablando?».



Héroe

Lo que ya todo el mundo tiene claro es que este peque es increíble, y que esperamos que crezca tan sano y fuerte, que incluso pueda aguantar las gracietas y los shoppeos de su padre.

¿Qué te ha parecido la galería? ¿Alguna vez has hecho un montaje divertido? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Recreoviral