First Dates es pura magia. Es verdad que, de forma diaria, podemos encontrar en nuestra parrilla televisiva una infinidad de programas cuyo contenido va directamente a emocionarnos. Que un formato pueda llegar a lo más profundo de nuestros corazones no es nada raro, y solo tenemos que recordar ‘Ahora caigo’ o ‘La Hora de José Mota’ para comprobarlo.

Pero es que todos estos programas palidecen al lado del programa de citas presentado por Carlos Sobera. A lo largo de más de 800 entregas, First Dates nos ha demostrado que es capaz, con una buena cena, de erradicar (casi) por completo con la soltería en toda la península ibérica (al menos en lo que a España se refiere, claro… no sé si hay una versión portuguesa en plan ‘La tua priminha citasion’ o algo así).

Y es que si por algo es tan grande este programa, es por noticias como las que os traemos hoy. Se trata de una de esas citas que pasarán a la historia de la televisión y que, encima, lo harán por algo positivo: no hubo nada malo en toda la velada…¡cosa que es casi un milagro!

La cita fue muy bien desde el principio y las dos jóvenes se entendieron perfectamente. Se puede decir que, prácticamente, fue amor a primera vista. Normalmente todo sale mal y el amor brilla por su ausencia, pero esta semana se han lucido con la miel que han desprendido estas dos.

Por una parte tenemos a Sandra, una joven que se definía como “una loca el coño, yo lo tengo que dar todo por esa persona, pero si ella no da nada por mí, se va a tomar por culo. Soy muy vengativa, como me hagas una, te la voy a devolver multiplicada por mil”, admitía.

Raquel, la otra parte de esta pareja, admitió que hubo flechazo desde el principio: “según la he visto he pensado que era un pibón. Esa mujer tiene un polvo que no se lo quita ni Don Limpio”, comentó ya en privado.

Sandra, con el tema de su cuerpo, no tenía ningún problema: “Me gusta ir explosiva, llamar la atención allá donde vaya, me encanta ser el centro de las miradas. Creo que tengo un cuerpo perfecto, ¿para qué ocultarlo al mundo?”.

A medida que salían las conversaciones en la cena, estas se iban dando cuenta de que la cosa encajaba a la perfección. Ambas tenían un concepto muy parecido de estar en pareja: “Me gustan las lapas. Me gusta que mi pareja y yo seamos como osos amorosos, pero también me gusta salir a bailar y zorrear”, explicó Sandra.

A lo largo de la cena también salió el tema de ‘qué harían esa noche’ y bueno, Sandra dijo bastante claramente que esa noche Raquel se tenía que ‘quedar toda la noche’ y bueno… es mejor que veáis ese momento para que captéis todos los matices que de ese intercambio de frases se derivaron.

Al final, tras coincidir en prácticamente todo lo que hablaron, ambas no solo decidieron que tenían que volver a verse, sino que Raquel, ya con una rodilla en el suelo, le pidió matrimonio a Sandra delante de todos los espectadores de la cadena que, en ese momento, no podíamos creernos la preciosa estampa que estábamos viendo.  ¿Qué dijo ella? Pues aquí tenéis el vídeo:

¿Qué os ha parecido esta cita? ¿No os parece emocionante que, al fin, las cosas salgan bien? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño).