Entendemos que la moda es complicado, y no tan simple como vestir con colores discretos para no destacar ni equivocarte.

Pero también nos gusta pensar que tampoco se trata de vestir de la forma más extraña posible, ni limitarse a imitar las prendas de aquellos que se supone que entienden del tema.

Quizá por esta razón lo mejor al final sea combinar los elementos que te gustan con las prendas básicas que hacen de fondo de armario. Pero eso, los básicos siempre están ahí: Los vaqueros, la chaqueta, el vestido negro, las camisas… y alguna que otra camiseta negra y blanca.

Y esto Prada lo sabe.

Hasta ahí, bien. Pero el problema llega cuando una marca utiliza ese conocimiento, además de su fuerza a nivel de imagen, para venderte sus artículos a precios desorbitados.

tampoco nos resulta extraño ver precios que se exageran en algunos de los productos que las marcas más selectas del mercado sacan a la venta. Prendas de las que podemos encontrar «copias» muy parecidas y logradas e incluso casi idénticas en algunas tiendas low cost, que sí están al alcance de más personas.

También es verdad que nos hemos acostumbrado a ver en las pasarelas (por la tele, revistas o internet) ropa más llamativa y diseños extraños, de los que ya vamos hechos a la idea que tendrán un precio más grande que nuestro bolsillo.

Pero esto no ocurre con una de los últimas jugadas de Prada, que ahora la van a intentar colar con algo que a simple vista parecería que se trata de un artículo de precio más que asequible.

El caso es que la firma ha puesto un precio de alrededor de 310 euros por una camiseta básica.

Sí, lo has leído bien, no tiene ningún secreto, ni te hace de comer, ni es un pase exclusivo a un grupo iluminati. La camiseta no tiene nada que la diferencie de las que podrías encontrar en cualquier tienda de barrio, o incluso en las grandes superficies.

Es por ese motivo, que esta camiseta blanca y de algodón (lo más normal del mundo) está revolucionando Twitter y otras redes sociales, pero es que no es para menos. Esta situación ha levantado una fuerte oleada de indignados y críticos sobre la situación actual de nuestra sociedad consumista.

Ah, bueno, la camiseta sí que tiene algo particular: el logo de Prada bordado de forma que casi ni se ve. Así que ni para fardar te vale.

Como no puede ser de otra manera, os dejamos por aquí lo mejor de Twitter.


“Los compradores llaman “inmoral” a Prada después de ver el precio de una camiseta blanca.”

También, si buscas poner un poco de color en tu vida, tienes la versión con el logo en azul, por el modiquísimo precio de 560 lereles (riñón y medio).


«Sólo porque puedas permitirte comprarla, no significa que debas hacerlo.»

 ¿Crees que es inmoral la venta de Prada? ¿Piensas que son más culpables sus clientes que ellos? ¿Cuánto crees que sacarían de beneficio por cada camiseta? Cuéntanoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: Difundir