«Luego decidí realizar liposucciones y reestructuraciones óseas para darme un cuerpo más genuinamente femenino y curvilíneo. Para mí se trata de parecer lo más femenina posible y mi gran cuerpo y rostro me hacen muy feliz».

«He basado mi aspecto en una muñeca de plástico para mujeres, porque quiero verme lo más perfecta posible. El plástico es poderoso y no se puede romper, y así es como me veo a mí misma, así que no hay nada más en lo que prefiera basar mi mirada».

Ivana ha financiado todos los 110.000 euros de sus cirugías a través del dinero que ha ganado en su trabajo como dominatrix. A pesar de que la mayor parte de su cuerpo ya ha sido ‘remodelada’ por los implantes de silicona, Ivana continuará recibiendo procedimientos cosméticos hasta que esté feliz con su aspecto final.

«Me esfuerzo por tener mi propia apariencia, algo original y único, aunque plástica, y quiero convertirme en la mejor persona que pueda ser. Todavía quiero que mis senos se agranden, mi nariz se haga más pequeña, los implantes en mi trasero y mi estiramiento de cara y cuello serán las próximas intervenciones que me haré».

«Voy a continuar hasta que esté completamente feliz porque es mi vida y quiero ser tan perfecta como sea posible». Ivana, que documenta su ‘viaje de plástico’ en Instagram, donde tiene 25,000 seguidores, concluía: «Estoy viviendo como siempre soñé y me siento fabulosa y feliz, ¡eso es lo único que importa!».

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta curiosa historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si te ha gustado este artículo; si te has emocionado y has dejado el teclado perdido en lágrimas de la emoción, puedes encontrar otros más abajo que, quizás, también puedan removerte las nalgas. 

Fuentes: Dailymail.