La fama es un asunto complicado. Sesiones de fotos que se alargan durante horas, rodajes que se alargan durante meses y sueldos que se alargan durante décadas. Es un trabajo de 24 horas al día y siete días a la semana que sólo un tipo muy específico de persona podría tener, esa persona dispuesta a dar todos y cada uno de los aspectos de su vida a cambio de dinero y seguidores.

Por supuesto, el ejemplo por excelencia hoy en día es el de la familia Kardashian. Conocida en Estados Unidos por su gran fama y numerosa familia, son en según que sitios adorados casi como si de una dinastía imperial se tratase. Así que imaginaos como debe ser trabajar cuidando a los pequeños de esa familia. No hace falta que os lo imaginéis, hoy os lo vamos a contar. De nada.

Les dicen por dónde tienen que andar

Al parecer, Kim Kardashian coordina de qué manera sus acompañantes caminan cuando están juntos en el exterior. En un alarde de tácticas que avergonzaría al mismísimo Napoleón, Kim ordena que sus [email protected]/niñ[email protected]/asistentes/actores pagados se extendiendan formando una V con ella en la punta. Impresionante.

Tienen que estar disponibles a todas horas

“¿Regulaciones laborales? ¿Derechos de los trabajadores? ¿Qué es eso?” es lo que habrán dicho las Kardashian cuando decidieron exigir a sus niñeras disponibilidad 24 horas al día 7 días a la semana.

También deben cumplir otras funciones

Al parecer, las niñeras (sí, son todas mujeres, no iban a romper estereotipos que eso quizá cueste dinero) también tienen que cumplir otras funciones, como cuidar de los perros de la familia o lo que sea que le salga de los ovarios a cualquiera de las Kardashian. Tendrás que sacar a pasear a una criatura que caga en el suelo, babea todo el día, a penas habla pero es un gran animal de compañía. Y también a los perros.

Deben saber de moda y vestir como tal

Uno de los requerimientos para trabajar de niñera para la dinastía Kardashian es tener buenos conocimientos de moda, y vestir como tal. Sea para quedar bien delante de las cámaras o para no quedar mal delante de los paparazzi, las Kardashian piden de sus niñeras que vistan a la última moda.

No pueden llevar joyas

En 2016, en París, hombres armados irrumpieron en la habitación en la que Kim Kardashian se alojaba durante sus vacaciones y fue atracada de todos sus objetos de valor. Al parecer, ese evento la marcó así que la famosa ha empleado tácticas para impedir que vuelva a suceder. Desde entonces, Kim guarda toda su joyería en algún sitio fuera de su casa, y nadie de su equipo tiene permitido llevar joyería.

Como veréis ahora, no es como si pudieran permitírselo de todos modos.

Es posible que estén mal pagadas

No sería descabellado pensar que si trabajas directamente para una familia multimillonaria tu paga sería bastante elevada. Pero al parecer, no es así. No hay números exactos, ni siquiera de ex-empleados del Imperio Kardashian.

Pero sí que hay que tener en cuenta que su línea de ropa fue fabricada en China, presuntamente por trabajadores que cobraban menos de diez céntimos de dolar por pieza de ropa. Esta alegación fue publicada en Rader Online por una organización llamada China Labor Watch, que descubrió una conexión con el clan Kardashian.

Si pasa algo, es culpa de la niñera

En circunstancias normales, cuando hay un problema, la responsabilidad es compartida por los padres y [email protected] canguros, pero en el caso de las Kardashian, si pasa algo, va a ser siempre culpa de la niñera.

Es una manera muy retorcida de proteger la reputación de alguien que, con estas normas absurdas para sus empleados, no debería tener reputación en absoluto.

 

¿Qué os parecen estas normas? ¿Habéis vomitado ya? ¿Os gustaría ser famosos para tener este tipo de poder sobre la dignidad de las personas? Contadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: thetalko.com, difundir.org