Mamen, a sus 59 años, es una de esas mujeres que se ha forjado a base de luchar en la vida. Divorciada, con 5 hijos y con el carnet de conducir recién sacado, nos contaba que, en los últimos 8 años que llevaba separada de su exmarido, había avanzado más que en todo el resto de su vida. Por lo que cuenta, su relación era tremendamente tóxica e infeliz. ¿Qué necesitaba su posible futura pareja? Pues que quisiera casarse de largo y que fuese del Real Madrid.

En el otro lado de la mesa estaría Nino, un jubilado de 63 años y natural de Barcelona que, a sus espaldas, lleva tres hijos y varios matrimonios fallidos. Él mismo explicaba el motivo de su soltería: «siempre he triunfado y he sido infiel». La cosa no acababa ahí: «Estuve casado con mi primera mujer 12 años y le fui infiel… con mi segunda mujer«. ¿Un remate a la altura? «¿Esto no saldrá luego, no?».

Ella le había dejado un sobre con un ramo de flores y otro con el escudo del Real Madrid. Él tenía que ver lo que había y decidir si quería sentarse con ella o no. Con el tema del matrimonio no lo dudó: «Si salta la chispa, por qué no. El hombre tropieza con la misma piedra un montón de veces». Pero cuando tocó el tema del club merengue… «Enemigo público mío. Soy del Barça deportivamente». A pesar de ello, explicaba que no le importaría «la rivalidad no tiene nada que ver con el fútbol».

Mamen, al ver a su cita… parece que no se sintió demasiado convencida: «Nada más al verlo entrar con camisa de manga corta… me chocó mucho… No sé, no es de mi agrado». Él estaba muy contento y entusiasmado, pero ella… parece que no estaba muy por la labor (es lo que tiene llevarse una primera mala impresión, tenga razón o no).

Cuando empezaron a hablar de ‘la zona’ por la que vivían, él le explicó que vivía en el barrio de Sant Andreu, en Barcelona, y esto a ella… pues tampoco la convenció: «No me gusta mucho la zona en la que vive».

Ella estaba muy dubitativa, pero él estaba bastante más optimista con cómo estaba yendo la velada: «me gusta mucho Mamen. Creo que está siendo muy sincera conmigo y eso me gusta».





En un momento determinado, ella se levantó para ir al lavabo, momento en el que aprovechó para llamar a una de sus amigas y decirle que la cosa iba ‘más o menos’: «lo que no me ha gustado es que viene en camisa de manga corta». La amiga no se lo puede creer y le dice que eso es una tontexría, a lo que Mamen responde que «eso es muy de bastote». Tampoco le convence que tenga el pelo un pelín largo o que haya estado casado varias veces en el pasado.

Nino, por su parte, era un cúmulo de optimismo: le gustó casi todo de ella, menos que fuese del Madrid, claro. Eso sí, remarcó que esto no le importaba en absoluto y que, de hecho, su exmujer también era del Madrid.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta cita? ¿Pensáis que la culpa de que la cosa haya salido mal es de Nino o de Mamen? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥