Está claro que, hoy en día, Internet es la plataforma más importante del mundo para permitir que personas que se conocen entre ellas se junten. Esto es válido tanto para vender productos de segunda mano, ligar o prácticamente cualquier cosa que se te venga a la cabeza.

Por ejemplo, uno de los campos donde Internet ha terminado cambiando el juego es en el de la búsqueda de trabajo.

Sin embargo, esto puede suponer ciertos peligros para la persona que busca empleo como son las ofertas falsas. De hecho, a continuación veremos el caso de una chica que compartió su experiencia en Twitter después de ofrecerse como niñera o profesora de clases particulares en un portal web.

La joven publicó dos anuncios distintos en una web y, como veréis a continuación, eso propició que la joven recibiese todo tipo de ofertas que nada tenían que ver con lo que ella buscaba.

Pero, por si eso no da suficiente miedo, las siguientes ofertas que le llegaron fueron igual de raras.

Llegados a este punto, puede que la joven ya se estuviese planteando eliminar los anuncios del portal web, pero necesitaba el trabajo y decidió esperar un poco más.





Por algún motivo (que desconocemos, pero muchos imaginamos) muchos «fotografos» se pudieron en contacto con esta chica que rechazó las ofertas con mucha educación y amabilidad.

Pero, por mucho que ella los rechazase había algunos que parecían no querer escuchar.

Sorprendentemente, hay gente que confunde un portal de anuncios con Tinder, pero ella seguía intentando ser tan amable como podía.

Al principio veíamos mensajes de gente que tenían un tono un poco «creepy» al pedirle sesiones de fotos. Sin embargo, esos eran angelitos comparados con este tío que demostró ser un auténtico asqueroso.

Entendemos que, seguramente, la joven le contestó de mala manera. Algo completamente normal teniendo en cuenta que parece ser que esta gente se aprovecha de jóvenes que buscan trabajo.

Incluso aquellas ofertas que tenían buena pinta terminaban con un giro final que no hacía más que frustrar a la chica.

 

La chica necesitaba el dinero, así que nunca quería cerrar la puerta a algún fotografo que le quisiese hacer una sesión «normal». Sin embargo, todo teminaba dirigiéndose hacia el mismo destino.

Finalmente, la joven se despidió diciendo que no había recibido ni una sola oferta normal de trabajo o, por lo menos, que tuviese algún tipo de relación con lo que ella buscaba. Esperamos que, en el siguiente portal donde ponga sus datos, tenga más suerte y no tenga que lidiar con este tipo de personas.



¿Qué os ha parecido la historia de esta joven? ¿Os ha sucedido nunca algo parecido? Explicádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: mibrujula

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO