Margot Robbie es una de las actrices del momento. Hace unos años, el gran público la conoció por su impresionante participación en la película de ‘El Lobo de Wall Street’, donde actuó a las órdenes del mítico Martin Scorsese. Desde entonces, Margot no ha parado de escalar y, a sus 28 años, cuenta ya incluso con una nominación al Oscar a mejor actriz.

Películas como ‘Yo, Tonya’ (la cual le valió dicha nominación a los premios de la Academia), su Harley Quinn de ‘Escuadrón Suicida’… este año la volveremos a ver pintada de colorines en su regreso como ‘la novia del Joker’ en una cinta que promete ser de lo mejor de este 2019 (de hecho, se acaba de lanzar un adelanto de la misma… ¡y Ewan McGregor será el malo! ¿qué más se puede pedir?).

Pero si estos días se está hablando de Margot Robbie, lastimosamente, no es por sus nuevos proyectos cinematográficos, sino por algo mucho más alejado del séptimo arte: por su dieta diaria.

Todo se desató a raíz de unas declaraciones de su entrenador personal quien, en una entrevista, confesó que Margot solo hacía “Una comida al mediodía y después, ignorar la merienda y esperar hasta la cena”.

David Higgins es el hombre que lleva toda la vida deportiva y nutricional de la actriz. En una entrevista para la revista ‘Insider’, hacía unas declaraciones que, como no podía ser de otra forma, han levantado una polémica impresionante (esto, para Twitter, es un caramelito).

El entrenador personal declaraba: “Todo eso de que ‘El desayuno es la comida más importante del día’ forma parte de una campaña de marketing de 1940 para vender huevos. Eso es lo que nos han contado siempre”.

A esto añadía: “No vas a consumir tanto porque no tienes tiempo para hacerlo. Y así dejas que tu cuerpo se recupere y haga la digestión, y dejas trabajar tranquilamente a tu metabolismo”.




Higgins, básicamente, defiende el método del ‘ayuno intermitente’ como un método saludable para tener una digestión ‘equilibrada’. Este ‘método’ consiste en no comer durante unas 14-16 horas (pudiendo llegar a más), y solo hacer un par de comidas completas al día.

De una forma muy simplificada, esto podría significar que nos saltamos el desayuno y solo hacemos la comida y la cena. En principio, la ingesta de alimentos debería ser la misma que en una dieta ‘normal’, solo que más concentrado en dos grandes ingestas.

Esto ha desatado polémica porque, como bien ya sabréis, hacerte una cuenta de Twitter implica que, de forma inmediata, te homologan la carrera de periodista, médico, psicólogo, preparador físico y hasta astrólogo.

Muchos usuarios de esta red social se han echado las manos a la cabeza ya que consideraron que esta dieta era ‘muy poco saludable’. Según los críticos, esto va en contra de todos los principios que deberían defender los nutricionistas.




Margot Robbie se apresuró a añadir que, para ser sinceros, ella no seguía esta dieta a rajatabla:  “No soy buena controlándomeEstoy triste si no como. No puedo comer ensalada cada día y medio vaso de vino cada dos días”, confesaba en una entrevista para ‘Emirates Woman’.

La cosa no acababa ahí: “No sigo una dieta demasiado saludable. Me gustan la cerveza, las patatas fritas y las hamburguesas, pero si tengo que meterme en un bikini como palitos de zanahoria durante tres días. Soy de extremos”.

Así pues… ¿dónde deja esto a la actriz? ¿Saludable? ¿Tendría que seguir un plan más equilibrado? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad).