No hace mucho que hablábamos de la novia loca que elegía el atuendo de sus invitados dependiendo del peso de estos y ahora ya tenemos a otra para la lista.

Y es que últimamente, ha surgido el concepto de «Bridezilla» (una fusión de las palabras bride (esposa) y godzilla (el conocido monstruo), que trata de esas novias que se convierten en el terror de todos los invitados.

Lo que no debemos olvidar tampoco es que ellas no se casan solas, y poco se habla de que todas estas locuras y acciones desconsideradas son obras de un equipo, que si están de acuerdo en casarse, están de acuerdo con todo.

Además, hay que tener en cuenta que este tipo de actitudes se dan por cómo se fuerza la situación durante los preparativos de una boda: el estrés acumulado, los gastos y el poner a todo el mundo al día son cargas muy difíciles de llevar.

El matrimonio protagonista de esta historia está compuesto por dos expertos de las matemáticas que han querido transformar su problema para elegir el asiento de los invitados (cosa que siempre es un auténtico lío, porque la gente es muy delicada), en el problema de los propios invitados. O mejor dicho, en el problema matemático de los invitados.

El reto consistiría en una serie de ejercicios que cada uno debería resolver y cuyo resultado marcaría el número del asiento para el convite. Ambos aseguran que han adaptado el nivel de los ejercicios a cada invitado y «esperan que todos se diviertan tanto como ellos». Suena a venganza pura.

Os dejamos con el pantallazo de la invitación, que se volvió viral desde Reddit.

Y a continuación la traducción: «Ya que XXX y yo somos matemáticos, nuestra boda (que llegará pronto) estará llena de problemas matemáticos. Por ejemplo, en la cena los invitados deberán responder a una pregunta para saber dónde se sientan. A cada invitado se le presentará una pregunta única y personalizada: su dificultad y el tema se harán de acuerdo con lo que sabemos de su formación matemática.

De hecho, un gran número de nuestros invitados tiene antecedentes matemáticos de investigación, por lo que, para la mayoría, hemos sacado sus preguntas directamente de trabajos de investigación o de sus propias tesis. Ha sido un proceso bastante entretenido hacer todos los apuntes».

No sabemos a qué se referirán con «estará llena de problemas matemáticos», pero creemos que es una clara amenaza de que habrá algo más que el particular «juego de la silla».

«Me estoy riendo, porque algunas de las preguntas están ‘sacadas directamente de sus tesis’. Si me hubieran invitado a esto, me habría quedado encerrado en la recepción bebiendo con el personal de catering. Esto es demasiado inteligente para mí».

«Esto suena perfecto para ELLOS, pero seguramente a muchos les dará un ataque de ansiedad al tratar de resolver los problemas».

Después de todo, y para sorpresa de los novios (¡Oh! gran giro de los acontecimientos), esta iniciativa no ha gustado a todo el mundo.

Y es que siendo un día de celebración, la gente también buscará despejarse, aparte de que a nadie le gusta sentirse en medio de un examen, y menos de fiesta. Además de que hacer el ridículo sería tan fácil como dirigirte a sentarte en una silla ya ocupada o ver que eres el último en encontrar asiento mientras que todos los demás invitados te miran.

Personalmente, y como reyes del mal que somos, nosotros pondríamos varios asientos sin ocupar, sólo para joder a los que se quisieran sentar al descarte.

¿Qué os ha parecido el «juego» de este matrimonio? ¿Pondríais algún reto a los invitados en vuestra boda? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Okchicas