A todos nos gusta, de vez en cuando, pegarnos un buen atracón. Pedirnos una hamburguesa con dos carnes, una ración doble de alitas de pollo y unas patatas fritas con cuatro tipos de salsas diferentes es algo que, por mucho que resulte poco recomendable desde un punto de vista clínico, resulta atractivo desde un punto de vista puramente gustativo.

Los placeres nos dan la vida y, que te chorree la mayonesa por un lateral del labio… es toda una inyección de vitalidad. Y es que los protagonistas de nuestra historia de hoy tienen una opinión parecida.

Todo ocurrió el pasado miércoles 27 de junio de 2018. Mientras todos estábamos en nuestras casa comiendo un pequeño plato de pollo salteado con brócoli y arroz blanco, en un bar de Cantabria, se escribía un nuevo capítulo de la historia reciente de la humanidad. Se labraba un hito insólito, de esos que marcan a una generación.

Seis youtubers españoles se citaron en el restaurante ‘Café Cantábrico’, en la localidad de Noja, con tal de enfrentarse al llamado Reto Machete, el cual consistía en comerse una hamburguesa impresionantemente grande, de más de dos kilos de peso y en menos de 45 minutos.

Los ingredientes de ‘la pequeña’ hamburguesa eran un kilo de carne, cinco huevos fritos, 200 gramos de bacon, queso, lechuga y tomate. El premio de acabarse este ‘platito’ era una camiseta exclusiva y el no tener que pagar lo que valía el plato: 17 euros.

El último récord del que se tenían datos era de que la persona se lo había comido todo en 12 minutos y 15 segundos… pero es que, en esta ocasión, las cosas iban a cambiar muchísimo. La ‘comelona’ profesional Raina Huang, estadounidense de nacimiento, consiguió dejar su plato limpio en tan solo 8 minutos y 55 segundos.

Ella ya es una profesional de este tipo de eventos y, en su currículum, podemos encontrar cosas como se que comió un bistec de cuatro kilos o dos docenas de alitas de pollo picante también en tiempo récord.





Según el propietario del bar y organizador del concurso, Roberto Cano, «nunca había visto nada igual». Huang tuvo que enfrentarse a otros profesionales de este ‘deporte’ como Randy Santel, un americano que tardó algo más de 10 minutos en acabárselo todo.

Santel, después de acabar el reto, se pidió tres litros de cerveza y un par de raciones de croquetas… pura chulería innecesaria. Según lo que se desprende de las redes sociales de este ‘comedor’, es un “comedor profesional, viajero, soñador y nutricionista”.

El tercero en el podio fue un español: Joe Burgerchallenge, quien terminó todo en casi media horas. El espectáculo en el local fue impresionante gracias a la organización de ‘devorahamburguesas’ (un show encargado de realizar este tipo de eventos).

Joe es uno de los máximos representantes de nuestro país en este tipo de retos y, en su canal de Youtube, podemos encontrar vídeos suyos con más de 100.000 reproducciones… como para que se nos corte la indigestión, vamos.

Aquí os dejamos el vídeo con todo el reto:





A vosotrxs, ¿qué os ha parecido este reto de comida? ¿Seríais capaces de romper este récord o, por el contrario, no podríais ni acabaros la hamburguesa? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque lo hemos hecho con muchísimo cariño).