Llevamos dos años muy buenos en lo que a producciones televisivas españolas se refiere. Si echamos la vista atrás, podemos ver que series como ‘Vis a vis’, ‘Fariña’ o ‘Paquita Salas’ han conseguido hacer lo que hacía tiempo que no pasaba en los televisores de nuestro país: poner de acuerdo a la audiencia y la crítica profesional en que eran productos de altísima calidad. Pero hay dos series que, sin ningún tipo de dudas, se llevan la palma: ‘La Casa de Papel’ y ‘Élite’.

De la primera, solo decir que se alzó con algo que no había conseguido ninguna serie española hasta el momento: el Emmy Internacional a mejor serie dramática. Y, la segunda, reventó todos los baremos de audiencia que había hasta el momento… nunca antes un año había sido tan bueno para nuestra vista como este pasado 2018… ¿estará a la altura 2019?

Ambas producciones tienen muchas cosas en común: tramas tremendamente completas y complejas; giros emocionantes; personajes inolvidables… y es en este último punto que, quizás más cosas en común tienen, ya que, ambas producciones, comparten a algunos de los actores protagonistas. ¿Queréis un ejemplo? Pues nada más y nada menos que el ‘protagonista’ de nuestra historia de hoy: Jaime Lorente.

Jaime pasó de ser un actor desconocido, a una de las caras más reconocidas de nuestro panorama televisivo. Su personaje de ‘Denver en ‘La Casa de Papel’ y el de ‘Nano’ en ‘Élite’ son una carta de presentación más que válida para dar un golpe en la mesa y plantarse como uno de los futuros pilares de la interpretación nacional.

El artista, en estos últimos días, ha querido transmitirnos algunas de las ‘consecuencias’ que ha tenido para él esta ‘fama repentina’ y, para ello, ha compartido algunos de los mensajes que, día tras día, recibe en su cuenta de Instagram y así, concienciar a la gente sobre las cosas que, en ocasiones, se ‘ocultan’ detrás de las redes sociales.

El actor decidió que la entrevista que le hicieron en la revista ‘Shangay’ en su especial de invierno era el momento perfecto para revelar esta verdad incómoda. El murciano confesó que, al principio, solía contestar los mensajes de sus seguidores personalmente y uno a uno… y, de momento, tiene 5 millones.

Ahora ya no lo hace… ¿el motivo? “Hay gente que te escribe cosas preciosas en los mensajes ocultos, que te cuenta una historia bonita y tú, con un gesto tonto, puedes alegrarle el día», explicaba el actor.

Pero es que claro, según confiesa el actor, no todos los mensajes que recibía eran ‘igual de agradables’, por no decir que, muchos de ellos, parecían hechos por auténticos psicópatas: “Gente desnuda, tocándose, haciéndose líos… y había de todo: mujeres, hombres y viceversa. Se lo contaba a algún amigo y me decía que menuda suerte tenía. Vamos a ver, chimpancé: te puede hacer gracia un día, pero me he sentido superviolado y tu intimidad se tambalea. ¿Qué necesidad tengo de ver ciertas cosas?”.

Por ese motivo, ahora su ¡política de respuestas’ ha cambiado y solo contesta a gente que conozca al 100%: “Por mi salud mental, mi vida personal y la de mi pareja, que tampoco tiene necesidad de que yo reciba según qué cosas”.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estos motivos para dejar de contestar? ¿Qué habríais hecho en su lugar? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).