Muchas veces podemos resultar algo maleducados aunque creamos que cumplimos la mayoría de los protocolos sociales, y es que si no tenemos la confianza suficiente con alguien, hay cosas que es mejor callar.

Y es que las preguntas impertinentes es normal que le corten el buen humor a cualquiera, y no todo el mundo tiene por qué fingir una buena cara luego.

Aquí os dejamos esas preguntas que nadie tiene ganas de que les hagas, porque además puedes fastidiar a más de una persona a la vez.

¿Es tu madre/padre/hermano? 

El saber el parentesco de la gente no es como un concurso de la tele, no es divertido que intentes adivinar si son padres e hijo, hermanos, primos, o lo que sea. A lo mejor no les gusta la idea de parecerse o puede que incluso metas la pata en líos familiares. ¿Y si son primos y además pareja? Nunca te metas en un berenjenal que no sepas cómo de grande puede ser.

También cabe la posibilidad de que des a alguien con tu pregunta un aspecto más maduro que la edad que le corresponde, el que te puede parecer el padre de alguien, bien podría ser un hermano, amigo, o pareja. Ahórrate la cara colorada y mejor cállate.

¿Lleváis mucho juntos?

Si conoces lo suficiente a estas personas, no necesitarás hacer la pregunta, y si necesitas hacerla, quizá sea una señal de que te falta confianza con ellos, por lo que lo mejor sería pasar a otra cosa.

No todo el mundo quiere dar explicaciones sobre su situación amorosa, además, puede ser también que tu radar mental de parejas esté algo escacharrado y preguntes a unos amigos, o que hayan tensiones entre ellos y todo se vuelva una espiral de incomodidades. También puede ser que esta vez sí sean familiares. En definitiva, es increíblemente fácil que te equivoques.

¿Para cuándo un hijo?

*Estás de broma. Por favor, dime que estás de broma.

No todo el mundo se plantea la opción de la paternidad/maternidad, hay quienes ya tienen hijos pero no tienen buena relación con ellos, quienes no pueden tener, e incluso quienes han pasado por la desgracia de perderlos. Como no sabes qué parte de sus sentimientos vas a rascar con la pregunta, lo mejor es ahorrártela.

Por no hablar de que hacer esta pregunta con el tono de «se te pasa el arroz» a una mujer es una actitud bastante machista, es probable que si ella ya tiene una edad sea porque ha decidido no tener descendencia, y a ti eso te tiene que dar igual.




¿Eso se quita?

Entendemos que nadie va a ser tan increíblemente imbécil como para preguntar algo así sobre condiciones de salud de personas con las que apenas tenga confianza, pero sí es cierto que son preguntas que se les suele hacer a quienes optan por apariencias más radicales o llamativas.

Ya ni hablemos de quienes se atreven a pasar la línea tocando aquello sobre lo que pregunta (Ya sea cabello, ropa…etc)

También está mal preguntar sobre procedimientos de estética, ya que no sabes si la intención de esa persona es tener una apariencia «natural» no tienes derecho a juzgar a nadie y hacerle sentir vergüenza. Además, dependiendo del tono que utilices (que no todo el mundo sabe controlarlo) puede resultar una ofensa directa.

¿Por qué necesitas esto?

Los pasatiempos son un muy buen tema de conversación, pero esto es porque se debe respetar la forma de vida de los demás, probablemente les guste cosas que a ti no, y no por ello merecen ser juzgados.

Para gustos colores, y lo más interesante es conocer a gente diferente a uno mismo para poder aprender de más cosas y salir un poco de la zona de confort. No critiques gustos peculiares ni «intentes entender» por qué les puede gustar, simplemente cállate y se una persona agradable, que es gratis.




¿Cuánto cuesta?

En nuestra cultura está muy feo preguntar por el sueldo a la gente, por lo que damos por hecho que sabes eso y no lo haces, ahora, el siguiente paso es dejar de intentar deducir cuánto pueden tener preguntando por el coste de sus pertenencias.

Las preguntas que meten asuntos de dinero suelen ser muy personales, y no todo el mundo está dispuesto a preguntarlas de buena gana.

Piensa que es posible incluso que preguntaras acerca de un objeto especial o un regalo de alguien que ya no está. Quizá suene algo catastrofista, pero es que no es algo tan raro como para que no pase.

¿Qué hacer con las preguntas incómodas?

Cambiar de tema:

No subestimes el poder y la habilidad de irse por la tangente, y es que bueno, mi tía abuela margarita estuvo ayer comprando y casi le roban el bolso mientras miraba el pasillo de los yogures, pero menos mal que ella sigue avispadísima para la edad que tiene.

Contestar brevemente: Pues sí, va muy bien.




Negarse a responder: …

Responder con otra pregunta:

¿Qué os ha parecido el artículo? ¿Alguna vez habéis tenido una situación rara por una pregunta que no deberíais haber hecho? ¿Cuál de estas preguntas os da más coraje? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram, si queréis, claro.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).




Fuente: Difundir