En Cabronazi sabemos que no se puede tener todo en esta vida, y que hay veces en las que por muy cercano y real que veamos algo, esto no tiene porqué acabar en nuestras manos. O al menos no en la forma que esperamos.

También hay cosas que es mejor no saber, y no es buena idea siempre conocer a las personas que admiras ciegamente.

Y es que simplemente hay veces en las que te das cuenta de que el mundo no es para ti, y que las expectativas que te creaste con ese algo, simplemente era un fraude desde el principio.

Desde aquí, nos gusta dar un mensaje de respeto a la verdad. Confiamos en vuestro criterio y capacidad e asimilación, no os queremos engañar, como si fueseis niños pequeños, por lo que hoy os hemos traído una buena dosis de realidad.

Ahí va, para vosotros.

1¿Queseso?

Suponemos que al final pedirían algo a domicilio. Tiene pinta de que lo metieron al horno sin el molde… quizá no fue tanto problema del producto como de los que lo compraron.

2“Radolph”, el reno que salió rana.

Parece más bien un digglet super sayan. Pero bueno, sigue siendo realmente horrible.

3El furby del mal.

Hubo alguien que se quiso inspirar en uno de los pasteles de Lilo Taart, sin pararse a entender que quizá le sería necesario tener un poco de mano para la cocina. Lo que sí que hay que reconocer es que tiene habilidad para cocinar a puñetazos.

4Se le quedó grande el coche.

También puede utilizar el clasificador para guardar canicas, lápices, o cualquier otra cosa que sólo puede caber en un maletero. 

5¿Quién no querría un helado?

Si tiene que ser de estos, yo, por ejemplo.
El mundo de los helados puede llegar a ser muy perturbador…

Lo que no entendemos es el intento de arreglo tirándole virutillas de cosas por encima, como si lo fuese ha hacer mínimamente apetecible.

6Os lo hemos avisado antes.

Hay ídolos a los que es mejor no conocer en persona, si no te quieres llevar una buena decepción. Y es que a veces no eres consciente de que aunque tu fueras niños, ellos ya llevaban una vida de adultos en la que abundan ciertas sustancias…

Hace mucho tiempo que Piolín ya no es el mismo.

7Otras veces solo depende del camarero.

Veo demasiados colores en esa bebida, y sólo deberían haber 2. ¿En qué momento han pensado que eso se podía servir así? En especial, se ve realmente horrible por abajo.

Perdonad que me recree, pero es como si lo hubiesen vomitado, servido un poco mas, vuelto a vomitar, y entonces lo volvieran a meter en el vaso.

8El kharma.

Lo peor no es que se deforme, sino que alguien compre esas cosas. Solo por eso ya se lo merece. ¿Quién querría comprar merchandising de estas cosas?

9Como para fiarse.

La fruta es real, el yogur helado ya es otra historia. Esta gente son unos clásicos de los “Expectativa vs Realidad”.

Igualmente, si lo que estáis pensando es en empezar una dieta, no os recomendaríamos nada de McDonalds.

¿Qué os ha parecido la galería? ¿Alguna vez os habéis llevado una decepción con un producto por la fotografía comercial? Desde Cabronazi os animamos a todos a que nos escribáis vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La guía del varón