Ya está, lo has decidido. Es el momento de empezar a comer bien, y esto va por fases:

Primero, te conciencias, te haces a la idea de que se acabó la comida chatarra para ti, y que probablemente pases un tiempo sin pedir comida o salir a cenar fuera.

Luego empiezas a hacer un poco más de ejercicio, de ahí pasas a mirar qué cosas lleva todo lo que comes, y vas cayendo en la cantidad de químicos que añaden sólo para que la comida se vea mejor.

Y es que no todo lo que se vea bien tiene porqué estar bueno, y eso los que mejor lo saben son los fotógrafos de publicidad de alimentos.

¿Alguna vez te has preguntado cómo hacen para que los helados no se derritan con los focos en las fotos? ¿O por qué los cereales no se quedan blandos y mustios en la leche en los anuncios? Todas estas preguntas que te haces cuando miras tu comida real con decepción, tienen sus respuestas, y aquí te traemos algunas de ellas.

1Platos siempre humeantes y calentitos…

No, la comida no dura tanto tiempo caliente, aunque este problema tiene varias soluciones a la vista, os contamos las más usadas, dependiendo del presupuesto disponible, se utilizan desde máquinas de humo, hasta incienso.

2Helado siempre perfecto.

Os habréis dado cuenta ya de que el tema de la temperatura supone un contra en el mundo de la fotografía, y es que es realmente difícil mantener el estado de las cosas que son más sensibles al calor… por lo que se utilizan otras totalmente diferentes. En el caso de los helados, lo que realmente ves es puré de patatas con colorante alimenticio. No tiene que estar necesariamente malo, pero seguro que si lo pruebas no esperarías que tuviera ese sabor.

3Ahora sí, puré de patatas… ¿caliente?

Si os habéis parado a mirar bien la foto, os habréis dado cuenta de que ahí hay algo que no encaja… Para que el puré de patatas siga humeante más tiempo en las fotos, además de calentarlo de forma normal, debajo se le colocan tampones empapados en agua hirviendo. ¡Es muy eficaz!

4Hielo imposible de derretir.

Bueno, imposible, imposible, tampoco, pero sí es cierto que el plástico aguanta bastante más que el hielo de verdad. Para que dé el pego, solo tienes que salpicarle un poco de agua.

5Pasteles que no se aplastan.

Mira que da rabia cuando el relleno de los bizcochos se convierte en un hilo fino casi imposible de distinguir, que además se ha mezclado con todo lo demás. ¿Por qué no mejor colocar un poquito de cartón? Yo le veo futuro a esto.

6mmm… Parrilla…

100% carne de vacuno a la parrilla, efecto pintado, literalmente, con betún para zapatos. No sabemos a quién se le ocurrió esta idea, que llevan utilizándola años. Y desde el primer momento se la ha colado a muchos… ¿Eres tú uno de ellos?

7Sirope/miel/caramelo.

A veces, el sirope, el caramelo y la miel no son lo suficientemente líquidos, como para que se vean bien “en caída” sobre la comida. Es por esto que muchos fotógrafos se deciden por usar aceite de motor en lugar de otra cosa, parece que está bueno, pero por favor, ni se te ocurra probarlo.

8Cereales que flotan sin empaparse.

¿Eres de los que sólo toman cereales si están crujientes? ¿Comes con la bolsa al lado para ir echándolos poco a poco para que no se reblandezcan? ¿Miras con odio los anuncios de cereales, pensando en que eso NUNCA SE VE ASÍ, mientras te preguntas el porqué parece diferente en el anuncio? la respuesta a todo es: cola blanca.

9“Espumosa”

A muchos nos gusta mezclar bebidas, y el mundo de la coctelería hay veces que se la juega mucho, pero estamos seguros de que no cuentan normalmente con añadir jabón a sus creaciones. No obstante, en publicidad resulta muy útil para crear una apetecible espuma.

10Nata de afeitar.

Lo mismo te comes un postre, que transformas tu barba al completo. Desde luego, es un postre sin azúcar, eso no se lo podemos quitar.

Como conclusión, os queremos decir que no os dejéis más los dientes largos con comida que ni siquiera es real. Y que nos asusta pensar cómo estos fotógrafos llegaron a la conclusión de que cosas como el aceite de motor pudiera llegar a ser apetecible.

¿Os siguen dando hambre las imágenes de la galería? ¿conocéis algún otro truco que nos hayamos saltado? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram. ¡Os leemos!

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).  

Fuentes: Deleitese, Gizmodo, Genial.guru, Innaturale.