Todos sabemos lo difíciles que pueden ser las primeras citas.

No es ninguna novedad, el primer contacto con una posible pareja siempre es un campo de minas, y es que todos intentan descubrir lo antes posible las peores cosas del otro, antes de que se esté demasiado ciego como para poder verlas.

Luego está la gente que simplemente no encaja entre sí. Es cierto que los polos opuestos se atraen, pero también es necesario que algunas mentalidades estén sincronizadas, y bueno, como todo hay que decirlo, también es verdad que los gilipollas lo tienen un poco más difícil.

La historia de hoy, la cuenta un usuario de Reddit, que intentó repetir para una segunda cita con una chica con la que ya había quedado antes, pero nosotros tampoco entendemos que quisiera un segundo round.

La cuestión es que la chica invitó a salir a quien nos cuenta la cita, a una cena romántica en un restaurante bastante vistoso y arreglado.

Y se por lo que se da a entender, esta es una de esas “mujeres de antes”, que está chapada a la antigua, y necesita un poco de concienciación sobre la situación actual de la mujer.

Aunque en el pasado estaba bien visto que fuera el hombre quien lo pagara todo (las mujeres no disponían de los mismos ingresos que ellos), en la actualidad, que la mujer se pague sus propias cosas no es una derrota para ellas, ni muchísimo menos, es una gran señal de empoderamiento, la mujer tiene ahora la capacidad de comprarse sus propias cosas, y pagarse sus gastos sin la necesidad de ningún hombre. Y eso es fantástico.

Pero se ve que hay quienes se han quedado atrás, confundiendo aquella costumbre como una comodidad, sin darse cuenta de lo que realmente significaba.

Y esto es lo que le ha pasado a la chica con la que salió el protagonista a cenar, ya que luego de haber pedido una cena bastante más cara de lo que cualquier estudiante se pudiera permitir, pretendió que el chico pagase por ella, que no había escatimado en gasto alguno.

Obviamente el joven supo esquivar la bala, y luego de haber pagado la cuenta a medias, se percató del cambio en la expresión de la chica, que se mostraba visiblemente enfadada y confusa.

Pero no nos llega este relato hasta que él decide probar un segundo intento con la misma mujer, a quien decide contactar por chat para pedirle otra cita. Y esta es la parte que se ha vuelto viral de verdad

Como veis, el chico en un principio pregunta como si nada hubiera pasado, esperando que un poco de tiempo sirviera para calmar a la chica desde la última vez que se vieron, pero insistimos en que no sabemos por qué querría repetir.

Luego simplemente quiso asegurarse de si ella estaba realmente enfadada por lo que él creía. Y solo obtuvo la respuesta que él pensaba.

No dudó en contarle a la chica la situación de forma realista, para que ésta entendiera lo que estaba pasando realmente, y que se estaba comportando con una confianzza que no tenían, además de como una malcriada. Pero ella no se iba a quedar callada, claro que no. Ella no para de coronarse cada vez que escribe una palabra, y solo deja claro que tiene una mentalidad profundamente machista y retrógrada. Incluso llama al chico gay, con la intención de insultarlo. Él, por su parte se autodenomina caballero, por haber aguantado su cháchara sobre otros chicos durante la cita (Si tuvo que aguantarla, ¿por qué querría volver a quedar con ella?)

Al final queda todo bastante claro, ella es una energúmena aprovechada, y él un tonto despechado, que al final tiene que recurrir al insulto por no tener un poco más de amor propio, además de haberse tomado la libertad de viralizar una conversación privada. 

Como conclusión sacamos, que quizá no hacían tan mala pareja como pudimos pensar en un principio, pero que quizá no era el momento o el lugar, la cuestión es que a fin de cuentas, ninguno ha hecho las cosas bien, y que probablemente lo mejor hubiera sido que el chico pasara de ella desde que acabó la cita, y se hubiera tomado la libertad de conocer a alguien diferente.

También le deseamos a la chica que encuentre su máquina del tiempo y vuelva a su época en los años 20.

¿Por qué creéis que el chico buscaba una segunda cita? Realmente nos tiene intrigados. Contados vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram. ¡Os leemos!

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir