Santiago Abascal lidera últimamente muchos titulares por un motivo u otro y, en su última aparición, ha vuelto a generar mucha controversia.

Recientemente, ha concedido su primera entrevista en televisión  tras el acuerdo de Andalucía, concretamente en Espejo Público.

Durante la entrevista han hablado de muchas de las polémicas de VOX pero el momento más tenso se ha vivido cuando han hablado de la exigencia que tiene su partido de derogar la actual ley de violencia de género.

Según el partido de Abascal, esta ley no es justa porque no defiende a todas las víctimas y que todas las declaraciones que han hecho han tenido en cuenta la sensibilidad de todo el mundo, aunque muchos digan lo contrario.

«Sabemos que hay muchos hombres que están padeciendo calabozos por una simple denuncia. Hay un 87% de denuncias por violencia contra la mujer archivadas».

VOX quiere sustituir esa ley por una propuesta de ley intrafamiliar para proteger a toda la familia y que se centre en la violencia doméstica y no en la violencia de género.

Obviamente, esto ha generado que haya mucha gente que se oponga a esta forma de pensar y la consecuente aplicación legislativa, pero VOX lleva tiempo usando el argumento de los casos archivados y eso no sorprende a nadie.

Lo que ha dejado a mucha gente con la boca abierta es el ejemplo que Abascal ha puesto en el que, de alguna forma, ha comparado el terrorismo con la violencia de género.

«¿Se imagina que por haber sido víctima de ETA, una ley me habilitara para ir por la calle e ir señalando quién es un terrorista y, solo por eso, se les detenga?».

Susanna Griso ha intentado hacerle ver al líder de VOX que esa comparación no era del todo acertada, pero él considera que el ejemplo es perfectamente válido.

En cualquier caso, está claro que VOX no se mueve en el campo de lo políticamente correcto, de hecho, se nutre bastante de esa faceta tan polémica que tienen. Pero hay que valorar si, aunque parezca contradictorio, su discurso agresivo disimula unas políticas más agresivas todavía. Cuando llegue el momento de votar, cada uno de nosotros deberá decidir por sí mismo.

¿Creéis que esa comparación es una barbaridad? ¿Pensáis que el ejemplo es bueno para hablar de ese tema? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: antena3