El ser humano tiene una gran cantidad de variantes diferentes dentro de la misma especie, si es que somos casi como las orquídeas, nunca vas a verlo todo, por muchas cosas nuevas y extrañas que veas.

Y dirás, ¿Dónde puedo encontrar especies nuevas? ¿Dónde puedo ampliar la visión que tengo sobre cuán extrañas pueden llegar a ser las personas?

Pues sólo se nos ocurren tres lugares lo suficientemente válidos como para que puedan saciar tu curiosidad: Internet, el metro, y first dates.

Como rara vez os decimos, hoy no vamos a hablar de First Dates, ni falta que hace, pero bien podrían echar un ojo los «cazatalentos» del programa para llevar algún que otro día a que encuentren el amor, y así no se extingan estas 10 extrañas criaturas que encontraron su hábitat en el metro.

La gemela perdida de Anthony Hopkins.

Sólo te pediremos que por favor, si la ves, acuérdate del silencio de los corderos antes de despertarla. Y si te invita a comer, dile que vale, seguro que te prepara un menú de degustación que no podrás olvidar. Aunque sabemos que terminará seguramente con el clásico: «¿Te frío un huevo?».

Cota de malla ecofriendly.

Tú ríete, pero se protege a sí mismo mientras protege también al planeta. Este hombre es un héroe. UN HÉROE OS DIGO.

Si La máscara hubiese sido una película de terror.

Pocas cosas se me ocurren capaces de producirme pesadillas de este nivel. ¿No es como si fuese a decir lo de «Chispeante» mientras está debajo de tu cama? Bueno, con lo desordenado que está todo, me extrañaría que nada quisiera esconderse ahí.

El día que el tren de Hogwarts se estropeó.

Si es que no falta nadie. Hoy en «Stars, they’re just like us» (famosos, son como nosotros), como todas las estrellas de las películas favoritas de tu infancia, tienen hoy la misma expresión de amargura en el metro que tú. ¡De nada! Ni la magia les libra de un buen madrugón.

Lo que se come se cría. 

El cuento de Navidad protagonizado por tu amigo el loco. Próximamente en los mejores cines, de regalo, cortezas de pino frescas para comer. Mmmmm.

El murcielagombre

Ni Batman, ni hostias. Seguramente Bruce Wayne muestra más compostura en el transporte público. Esto es una barbaridad. Lo mejor de todo es la gente, que sigue su vida como si nada, en plan: «Bueno, otro más.»

Centauro Fashion. 

¿Quién dijo que los centauros tenían que conformarse con un pelaje soso y liso? No, señor. Este centauro dijo BASTA. Ahora luce su estilizado pelaje en el metro, para que todos lo admireis, como debe ser. (¿Cómo hará para sentarse?)

El conquistador.

Solo de verlo, caerás irremediablemente a sus pies. En menos de lo que dura un pestañeo. Bum.

Hay quien directamente vive allí.

Y no están dispuestos a abandonar el lugar al que pertenecen y llaman hogar. Esa es su casa.

El transformer.

No sabemos si es de los buenos o de los malos, solo que ahora mismo está tranquilo, intentemos mantenerlo así. Así que por si acaso, no le pites ni le intentes limpiar el cristal por unas monedas. (¿Habrá pasado el ticket del metro como si fuera un peaje?).

¿Qué te ha parecido esta galería? ¿Alguna vez te has cruzado con alguien extraño en el transporte público? Esperamos que nos lo cuentes todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: La guía del varón