A todos nos gusta dar lo mejor de nosotros en las entrevistas de trabajo. Es el momento para desplegar todo nuestro potencial y transmitir toda la seguridad que nos quepa dentro.

Pero es cierto que hay quienes no tienen la oportunidad de que alguien les asesore con la ropa adecuada, o que directamente no tienen el traje ni el dinero para éste, y ahí se entra en el miedo de llegar a un bucle del que no se puede salir:

«No tengo dinero para comer, menos para un traje – Sin traje no voy a encontrar trabajo por no causar una buena impresión – Sin trabajo no tendré dinero para comer, y menos para un traje.»

Y es que esta es una de las peores situaciones en las que alguien se puede sentir. Es por lo que ha surgido Sharp Dressed Man, que a parte de ser una canción del reconocido grupo ZZTOP, es también una organización que recibe trajes de donaciones, y los presta a quienes los puedan necesitar para su ansiada entrevista de trabajo.

Esta organización de Baltimore, ha ayudado a numerosos hombres a encontrar de nuevo las riendas de sus vidas, y aunque os parezca mentira, no, el fundador no es Barney Stinson.

Esta organización ha aparecido ya incluso en las noticias de la PBS, una cadena de televisión pública de Estados Unidos.

También cuentan con un equipo de peluquería, que están perfectamente preparados para poder arreglarte el cabello en cualquier momento, y dejarlo completamente estilizado. ¡Como a este hombre, que le ha quedado genial!

Han ayudado a muchas personas a sentirse más seguras de sí mismas, poniéndoles ropa arreglada, pero respetando su personalidad y sus estilos únicos.

Nos encanta la expresión de este hombre, y creemos que refleja exactamente cómo les hace sentir todo lo que hacen por ellos. Esta organización les supone una ayuda esencial para el duro camino de la búsqueda de un futuro laboral.

El equipo de estilistas se lo toma muy en serio, no es simplemente colocar una chaqueta, corbata y ya. Todo depende de un cambio de actitud.

Incluso pueden conseguir que cualquiera parezca de pronto una estrella del mundo de la música o del cine. Y es que es indiscutible: La imagen hace mucho.

El truco está en saber como jugar con ella mientras te respetas y te quieres a ti mismo.

«No importa lo que hayas hecho antes, los errores que cometieras ni nada más que el sentimiento de querer hacer las cosas bien de verdad, y tener la oportunidad de hacerlo realmente.» Abundan los testimonios de aquellos que se han encontrado con su mejor versión a través de este proyecto.

Y es que al igual que los superhéroes, cualquiera puede llevar el traje. La diferencia no es una prenda de ropa, ni un trozo de tela u otro, sino la confianza que tienes en ti, y en lo que puedes hacer, y el cómo te puedes sentir cuando eres capaz de mirarte con otros ojos.

Y sí, igualmente, ¡Es increíble todo lo que un traje puede hacer!

Y como solemos decir, (que sí, que ya sabemos que nos repetimos, y que es un cliché mu’ grande) lo que mejor te va a sentar en cualquier parte, y te pongas lo que te pongas, es una gran y alegre sonrisa. A todo el mundo le encantará, y especialmente a ti.

¿Qué te ha parecido esta iniciativa? ¿Conoces algún proyecto similar en España? ¿Qué consejo le darías a alguien que tiene una entrevista después de una mala racha? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: Difundir, SharpDressedMan