Internet es un mundo completamente salvaje. En muchas ocasiones, escuchamos historias del Salvaje Oeste, relatos sobre los crímenes que cometía Billy el Niño, Dutch van der Linde o Jesse James y se nos ponen los pelos de punta. Pero eso es porque no somos conscientes del contexto en el que estamos viviendo.

Meterse un rato a navegar por Instagram o Youtube puede ser una experiencia no apta para todos los públicos. Por mucho que parezcan sitios inocuos y llenos de bondad, en el fondo, no hacen más que ocultar a la fiera que, en el fondo, todos llevamos dentro.

Por eso mismo, comprar algo por Internet, es exponerse a toparse con lo peor del ser humano. Poner nuestra tarjeta de crédito en una página y pedir algo a partir de unas fotos que hayamos visto del producto… no siempre sale bien y aquí os traemos la prueba de ello:

1Una lámpara de osito adorable

2Quería ser el amo del ‘parque’

Y, a pesar de que nos gustan muchísimo los unicornios, no vemos cómo este señor puede resultar intimidante.

3¿Tienes una casa de muñecas?

Pues esta será la alfombra de salón perfecta para ti. Eso sí: no pienses ponerla en tu salón de verdad (a no ser que seas un hobbit, claro).

4Ella quería ser la reina de la noche de los muertos…

Ahora, ‘simplemente’, es la reina que HACE muertos… la verdad es que, visto así, el cambio no es tan malo (aunque el disfraz no es más cutre porque no puede).

5¿Veis la foto, no?

6Un Kamehameha directo al corazón

Una cosa es que los materiales no sean del todo buenos o que la figurita sea más pequeña de lo que te esperabas, pero a mí me llega esto a casa, y quemo la fábrica china donde hayan hecho este adefesio.

7Cuando pensabas que serías la estrella de la noche

Y ves que, por más que lo intentes, solo llegarás a ‘estrella del Playmobil”.

8¿Cómo puede fallar el rey de la selva?

Pues así: cogiendo a una leyenda del mundo animal y convirtiéndolo en algo que nunca debería haber existido.

9¿Te gusta la naturaleza?

Pues no te compres esto, ya que acabarás despotricando de cualquier cosa que sea aun poco verde…

10Kit de Instagramer 2070

Por ahora, te ha llegado el top encogido; tendrás que esperar unos 50 años más para que te llegue el peinado.

11La cuestión es verle el lado positivo a todo

¿Para qué quedarse con el hecho de que no puedas sumergir ni una pierna? Míralo así: al menos puedes remojarte los pies en uno de esos días tan calurosos.

12¿Te gusta ‘El Mago de Oz’?

Pues, con esta figurita de Dorothy podrás, al fin, qué habría sido de ella si la cosa hubiese acabado muy mal en la película. Una pieza de puro coleccionismo.

13Ni tan mal

Pero lo cierto es que, si pides una cosa, y te llega otra muy diferente que, además, es unas cuantas tallas inferior a las que necesitas… pues como que no.

A vosotrxs, ¿os ha pasado algo parecido alguna vez? ¿Qué experiencia tenéis de comprar cosas por Internet? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).