En la actualidad, las redes sociales lo son ‘todo’. Desde hace muy pocos años, las personas más influyentes no están en la televisión o en el cine; están en Instagram, Youtube o Facebook. Si cuentas con muchos seguidores en alguna de estas plataformas, lo más probable es que tengas una capacidad brutal de influir en sus vidas de forma bastante notoria.

Esto, como era de esperar, ha abierto un importante debate: ¿Cómo puede afectar esto a nuestra sociedad? ¿Es necesariamente malo o, por el contrario, es una forma más ‘democrática’ de crear tendencia? (son conceptos muy amplios como para resumirlos así, lo sabemos, pero es que sino tendríamos que dedicar varios artículos solo a este tema).

Mtv Braless GIF - Find & Share on GIPHY

La cosa es que, algunos de estos ‘influencers’, en ocasiones concretas, inician movimientos que, objetivamente hablando, son tremendamente positivos para la sociedad en general y que pueden suponer, potencialmente, un paso adelante en lo que a libertades y derechos se refiere.

Podríamos hablar de muchos de estos movimientos y, nuevamente, necesitaríamos varios artículos para poder describir a la perfección esta situación. Pero hoy nos centraremos en uno muy concreto: el movimiento ‘Braless’.

Cara Delevingne, Kendall Jenner, Gigi Hadid o Miley Cyrus son solo algunas de las artistas e influencers que han decidido sumarse a este movimiento, consistente en la reivindicación de que la mujer no tiene porque llevar sujetador sí o sí.

Y es que Anna Ferrer, la hija de la genial Paz Padilla y una de las mayores influencers de nuestro país, ha decidido sumarse también a este movimiento, ‘lanzándose’ a la piscina y publicando un valiente y emotivo mensaje en sus redes sociales.

Ella, en su publicación, se ha encargado de destacar que, por encima de lo estético, esta práctica le ha aportado muchísimos beneficios en lo que a salud se refiere: «Hoy me apetecía contaros que llevo muchos meses sin usar sujetador. ¿Y sabéis qué? Me siento muchíiiiiiisimo mejor», ha escrito en su perfil de Instagram.




La hija de la presentadora de ‘Sálvame’ ha optado por guardar todos sus sujetadores en el cajón (podría haber hecho una hoguera, pero entonces ya habría alguna polémica por el tema de la contaminación): «Es verdad que sigo usándolo a veces, pero muy, muy pocas», confiesa.

Una de las cosas que más se ha molestado en destacar es el hecho de que este acto le ha supuesto una liberación absoluta, solo experimentable después de llevar a cabo esta práctica: «Más allá de estar mil veces más cómoda, me hace sentir libre y feliz» y es que, por lo que nos describe, son muchísimos los efectos conseguidos: «Me ha hecho estar mucho más a gusto con mi cuerpo, mil veces más segura».

Su intención, aparte de todo esto, es la de abrir un debate para que las mujeres, al menos, se cuestionen el hecho de llevar sujetador y no den por hecho que tienen que llevarlo sí o sí, por más que les moleste o, simplemente, no les guste: «¡Todo es probar!», concluye la joven.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta reivindicación? ¿Creéis que ha estado acertada o que, por el contrario, no tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo (aceptamos que esta pregunta está un pelín condicionada…jeje)? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).