Jason Momoa es el hombre del momento. Con el reciente estreno de la cinta que está siendo todo un éxito (el primero de DC en mucho tiempo), Aquaman, este actor ha acabado de coronarse como uno de los máximos referentes en lo que al cine de acción se refiere. Si hace unos años ya nos había conquistado con su genial paso por Juego de Tronos, ahora el hawaiano nos ha demostrado ser el mejor Rey de los Mares que puede haber.

No obstante y a pesar del éxito que está teniendo la película, el superhéroe submarino aún puede encontrar tiempo en su apretada agenda para deleitar a sus fans de la parte más superficial del mundo (los que están fuera del agua, vamos)… y esto es algo que una pareja de recién casados pudo experimentar recientemente en sus propias carnes.

Jason Momoa GIF - Find & Share on GIPHY

Todo ocurrió el pasado jueves 20 de diciembre, Katie Meyers estaba siendo fotografiada con su recientemente nombrado esposo, Brandon, en una playa de Oahu, Hawái, luego de la ceremonia de la boda…cuando Momoa hizo una aparición sorpresa, con el tridente incluido.

El actor, nacido en Hawái, estuvo en la isla para el estreno de Aquaman y, sin querer, se encontró con la pareja que participaba en una sesión de fotos romántica al atardecer después del que, hasta ese momento, había sido el día más feliz de su vida.

Momoa estaba acompañado por algunos de sus amigos y familiares en ese preciso instante, ya que también estaba teniendo una tarde de descanso con lo suyos. Así que, en ese momento, todos comenzaron a felicitar a Meyers y a su esposo por sus nupcias.

«Estábamos tomando las fotos en las rocas después de la ceremonia de nuestra boda  y Jason Momoa y varios familiares suyos y algunos amigos salieron a la playa en ese preciso instante», explicaba Meyers.

«Nos gritaban felicitaciones y estaban súper tranquilos y súper cordiales».



Como si esto ya no fuese suficiente, el fotógrafo de bodas de la pareja, Eric Mansperger, de L’Amour Photography, le preguntó a la estrella de Juego de Tronos si sería posible que se uniese un momento a la sesión de fotos.

«¡Felizmente accedió a ser fotografiado apareciendo de forma sorpresiva por detrás! Simplemente resultó que había un niño en la playa con ese tridente (el de la foto) y Jason se lo pidió prestado», dijo Cooper, el planificador de la boda.

Katie y Brandon Meyers, en un principio, habían pensado tener una boda muy discreta con tan solo 12 invitados el Four Seasons Resort Oahu en Ko Olina pero es que claro, cuando, de repente, una mega estrella de Hollywood aparece, es imposible que la cosa no se salga de madres.

«Creo que solo estábamos completamente en shock», explicó el novio. «Quiero decir, no esperábamos que nada de eso sucediera ni esperábamos que él estuviera allí o algo así, así que fue divertido».

A continuación, Jason le firmó el tridente al niño y se lo entregó, haciendo así que este también tuviese una tarde de lo más memorable.

«Fue genial verlo ser tan amable, dulce y gentil», explicaba la novia. «Fue realmente amable, cordial y estaba más que feliz de agregar algo especial a nuestro día», añadió su esposo.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido este ‘genial imprevisto’? dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).