Hoy os contaremos una historia de esas que, gracias a Internet, podemos disfrutar en la tranquilidad de nuestros hogares. Se trata de un matrimonio que, ya desde el principio, se antojaba algo extraño, pero no de una mala forma; resultaba, en cierto modo, apasionante… al menos para ella… antes de descubrir toda la verdad.

La protagonista de la historia de hoy se llama Mary Turner Thompson, de Edimburgo (Escocia). Ella sabía que su matrimonio no era el más “normal” del mundo pero, a pesar de ello, le resultaba bastante apasionante, ya que desde hacía años creía que su marido, William Alen Jordan, norteamericano de nacimiento, era un espía de la CIA.

Todo empezó en un cálido verano por el ya lejano año 2000. Ambos se conocieron por Internet y la chispa saltó de inmediato. Empezaron a conocerse y, en tan solo 3 semanas, William le propuso matrimonio y ella, a pesar de mostrarse reticente al principio, gracias a la insistencia de él, acabó por ceder y aceptar.

La boda acabó por celebrarse dos años más tarde… ¿el motivo? Que William le ‘confesó’ a Mary que tenía que salir regularmente del país para hacer ‘misiones de la CIA’, ya que supuestamente, este trabajaba para el servicio secreto americano… ¿no hay algo que huele raro aquí?

Government Agent GIF by South Park  - Find & Share on GIPHY

Otra de las cosas que le dijo el ‘bueno’ de William a Mary es que él era estéril y que, por lo tanto, podían mantener relaciones sin ningún tipo de protección… y, a los seis meses de relación, ella se quedó embarazada:

«Comenzamos a salir y me pidió que me casara con él a las dos semanas de conocernos. Le dije: ‘no’, pero finalmente nos comprometimos y estuvimos casados durante cuatro años» (pues para no querer casarse…).

Pero, ¿a que no sabéis qué era lo que hacía realmente William cuando salía del país en sus ‘misiones secretas’? Pues sí: se iba semanas enteras a visitar a las otras dos familias que tenía desperdigadas por el mundo. ¿Era este el último engaño? No:





«En 2004, cuando estaba embarazada, me dijo que alguien que conoció en una operación encubierta iba a matar a nuestros hijos, secuestrarlos, cortarlos en pedazos y enviarlos por correo si no les dábamos dinero. En esa etapa estaba completamente bajo su control, así que vendí todo lo que tenía, mi casa, mi automóvil, mi seguro de vida, todo».

Ella consiguió reunir unos 250.000 dólares y se los dio íntegramente a él para que pagase ese ‘rescate’ y poder proteger así a su familia, pero, en realidad, lo que estaba haciendo era poder costearse todas estas ‘aventurillas’.

Viendo que estaba próximo a ser descubierto, William llegó a comentarle a Mary que si venía la policía con el ‘cuento’ de que él practicaba la bigamia, no les creyese, ya que se trataba de ‘un malentendido derivado de su trabajo’.

Todo cambió cuando, una mañana, Mary recibió una llamada telefónica: era Michele Lewis, quien afirmaba ser «la otra señora Jordan».

Nick Cannon GIF by America's Got Talent - Find & Share on GIPHY

Al parecer, se sentaron a hablar sobre el tema y a explicar todos los detalles que desconocían la una de la otra, revelando así todo ‘el pastel’ que este hombre había tramado a lo largo de los años.





Cuando él se fue a las 6 de la mañana del día siguiente a una de sus ‘misiones’, ella lo dejó mediante un mensaje de texto.

A todo esto, Julie Brighturst también se puso en contacto con la pobre mujer y le contó que estuvo casada con William durante más de quince años y que tenía 5 hijos con ella aparte de los que tenía con los otros matrimonios.

Al final, este hombre pasó de ser estéril, a tener 13 hijos con tres mujeres diferentes y, ¿sabéis qué es lo mejor? Pues que, como ya ha quedado bastante claro, no era en absoluto un agente secreto de la CIA. Era, simplemente, un estafador.

William, cuando fue deportado a los Estados Unidos, fue juzgado por bigamia y, a su vez, en Escocia lo acusaron de ser pillado portando un arma de fuego. Él cumplió la condena y, ¿a que no sabéis qué hizo al salir? Pues intentar timar a otra mujer de la misma forma… solo que ahora sí lo pillaron a tiempo y está cumpliendo 3 años más de condena.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta surrealista historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuente: La Guía del Varón