Scarlett Johansson es noticia de nuevo. La actriz, famosa por sus papeles en algunas de las mejores cintas de Woody Allen o por su rol de Viuda Negra en la franquicia de Marvel de Los Vengadores, ya nos tiene acostumbrados a ocupar algunos de los titulares más relevantes sobre la industria del cine. A pesar de llevar una vida de lo más disfruta, por una cosa o la otra, siempre consigue salir en alguna página de alguna revista del corazón por algún asunto. ¿Será esta su habilidad especial?

La noticia que os traemos hoy, como ya bien habréis podido intuir, tiene a la actriz como protagonista… y es que la joven se encontraba de vacaciones en Argentina con su pareja, el comediante de «Saturday Night Live» Colin Jost, cuando todo se lio muy mucho.

Scarlett Johansson Scoop GIF - Find & Share on GIPHY

Su intención al visitar el país latinoamericano era relajarse y desconectar, salir un poco de la ajetreada vida que llevan en Hollywood. Pero es que claro, ser una persona tan famosa que llega a un país tan lejano… pues tiene sus consecuencias.

Y es que, al parecer, cuando la pareja llegó al aeropuerto, había un grupo de paparazzi esperándolos y esto, como bien podréis comprender, no es demasiado agradable para alguien que, precisamente, busca desconectar de los focos y las cámaras.

Al chocarse de cara con esta realidad, Johansson habría perdido los nervios y habría protagonizado un auténtico ataque de furia contra los fotoperiodistas que pocas veces antes hemos visto en la actriz.

Todo empezó el pasado 18 de diciembre, cuando la actriz pisó suelo argentino. Al parecer, los medios ya se habían hecho eco de la visita y esto levantó un gran revuelo en todo el país, por lo que ya la esperaban con ansias.

Lo primero que se filtró de ellos fue una fotografía en la que salían de espaldas en el aeropuerto y, días más tarde, otra en la que podíamos verles comiendo en el famoso restaurante «Las Pizarras» en Palermo.





Según se pudo saber luego, la pareja se dispuso entonces a embarcarse en un avión privado para ir a pasar un par de días en El Calafate, una región de la Patagonia. Allí recorrieron varias zonas emblemáticas de la mano de un guía turístico y, por lo que se sabe, hasta ese momento todo iba a pedir de boca… y entonces se torció todo.

Así pues, el pasado lunes, la artista aterrizó en el aeropuerto de Auroparque de Buenos Aires y, por lo que se ha explicado, ahí la esperaban una decena de paparazzi que no pararon de sacarle fotografías de su llegada.

Varios de los presentes afirmaron que fue en ese momento que se encendió el caos: Scarlett habría empezado a gritarle a los fotógrafos mientras intentaba taparse la cara para que no pudiesen fotografiarla.

Cuando parecía que nada podía empeorar, la actriz se dio cuenta de que ese no iba a ser su día: intentando escapar, se habría llevado por delante una puerta de vidrio… lo que le faltaba. Su pareja, por lo que se comenta, sí que habría mantenido la calma en todo momento (no hay mejor ataque que una buena defensa).

La cosa, al parecer, no acabó peor y, a partir de ese momento, la pareja de celebridades se limitó a subirse a un coche y a desaparecer de ese escenario.

A vosotrxs, ¿qué os parece este ‘ataque de rabia’? ¿Pensáis que era para tanto o que, por el contrario, Scarlett Johansson se ha pasado un poco? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: AS, Clarín, Elencasti, Eldia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥