Entendemos que Twitter es una tormenta de opiniones, en la que cualquiera puede tronar con sus mensajes (más o menos positivos) y enviarlos al mundo.

Pero hay veces en las que de verdad nos podemos sentir orgullosxs de algunas cosas que consigue la red social, y es que, cada vez que se viraliza un hilo que defiende la igualdad, que habla de la libertad de expresión, o que pide ayuda para una causa merecedora, no podemos hacer otra cosa que recobrar la esperanza en este reflejo de la sociedad.

La semana pasada, desgraciadamente nos llegó la desgarradora noticia de la muerte de Laura Luelmo, la profesora que acababa de conocer Huelva, con la ilusión de cumplir su sueño.

Como es natural, ha habido una reacción social en las redes, por parte de aquellxs defensorxs del feminismo y la igualdad (que obviamente son lo mismo, pero parece que hay que molestarse en aclararlo a veces), muchxs les mandan fuerzas a lxs que fueron sus  seres queridos, otrxs, critican la sociedad en la que esta situación sigue viviéndose día a día.

Os traemos el hilo de Paco Tomás, guionista, periodista, y activo defensor de los derechos LGTBI, que ha dado un mensaje que a parte de nosotrxs ha emocionado a muchxs.

El escritor empieza introduciendo una situación en la que se entiende que se encontraba en un estado de alerta, al estar en posible peligro cuando caminaba por la calle. Algo de lo que normalmente, son las mujeres quienes hablan de ello, al ser una sensación casi constante.

Curiosamente, toma como principal medida algo que todo el mundo ha intentado alguna vez: intimidar con el paso, cosa que normalmente carece de utilidad.

Pero toda la historia da un vuelco en el punto en el que identifica a quién le persigue. Y entonces se cambian los papeles.

El tuitero decidió tomar una medida, debido a que él mismo había estado ya en los zapatos de la chica. Y realmente, aquello que les hacía sentirse amenazados a ambos, era la misma cosa.

Nosotrxs respetamos profundamente todo el movimiento, y animamos a que se hable claro y en alta voz, se denuncie, y se actúe. Al mismo tiempo que, por supuesto, esperamos una evolución en la sociedad que nos lleve al punto en el que no se repitan estos casos, y la base siempre está en el aprendizaje, como dice Paco Tomás, que nos ha ayudado a entender un poco mejor toda la situación en la que vivimos.