En algún momento de nuestra vida todos nos iniciamos en el mundo de la cocina o, por lo menos, eso es lo que deberíamos hacer si no somos ricos, si no queremos morir de inanición o si no queremos alimentarnos exclusivamente de magdalenas.

Obviamente, los principios siempre son complicados y no todo nos sale exactamente cómo queremos y, de hecho, hay ocasiones en que, aunque salgamos a comer fuera o nos compremos algo en el supermercado, el producto final no tiene nada que ver con el que aparece en la foto.

A continuación, os mostraremos algunas imágenes que muestran el claro contraste que hay entre la expectativa y la realidad cuando vamos a comer.

1Feliz cumpleaños

Mientras la primera foto nos muestra unas vaquitas realmente simpáticas, la segunda parece que quiera representar esas mismas vacas después de haber pasado por el matadero.

2Hay que fijarse un poco

Como decíamos antes, es comprensible que al principio no todo te salga cómo deseas, pero la verdad es que, por lo menos, hay que intentar ponerle algo de empeño y esfuerzo.

3Hacer dibujos con la comida puede ser peligroso

Aunque unos huevos fritos con bacon no son ninguna receta de Top Chef, la verdad es que pueden quedar muy resultones si nos lo curramos un poco. Por desgracia, en este caso la segunda imagen parece la placenta que un gato deja tras tener gatitos.

4El conejo de la muerte



Puede que, por Pascua, te apetezca hacer un rico pastel con forma de conejo de la suerte. Sin embargo, si nuestra habilidad culinaria es limitada, puede que nuestro conejo nos pida a gritos que nos lo comamos para acabar con su sufrimiento.

5Delicia de chocolate

La primera foto es una de esas que nos hacen acumular saliva como si fuésemos uno de los pantanos que hizo Franco; en cambio, la otra fotografía parece un cereal que ha venido defectuoso de fábrica.

6Malburguesa

Existe un tipo de empleo que consiste, precisamente, en preparar comida para que salga en fotos promocionales de restaurantes. No queremos que todas esas personas pierdan su trabajo, pero la verdad es que, por los menos, los establecimientos de hostelería deberían intentar que el producto final tuviese algún parecido con la realidad.

7Cuisine

A menudo parece que, solo con poner la palabra cuisine, ya estamos haciendo que el plato sea mucho mejor, pero, como podéis comprobar en este imagen, eso no nos da ningún tipo de garantía.

8Una linda oveja de nata

Aprovechar la nata para hacer la lana de la oveja es una muy buena idea, pero si el pastel os queda como el de abajo, os recomendamos que digáis que se os ha caído por el camino para que no seáis el mejor chiste de la cena de Navidad.

9El helado que te dejará frío

Esta pobre persona ha sido timada al comprar su helado, aunque también es posible que ese aspecto se deba a que tienen la calefacción puesta al máximo dentro del establecimiento.

10No existen pizzas malas

Obviamente, muchos de nosotros nos comeríamos esta pizza a gusto aunque tuviese mala pinta, pero eso no quita el hecho de que la imagen de la caja sea bastante engañosa.

11Nunca pensábamos que el chocolate no sería apetecible

Se entiende que son bolitas de chocolate con frutos secos, pero, seguramente, muchos de vosotros habréis visto cacas de cabra en el campo y no son muy distintas a esto.



¿Habéis cocinado nunca un plato horripilante? ¿Habéis pedido nunca un plato y os habéis sorprendido cuando el camarero os ha traído algo que no tenía nada que ver con lo que esperabais? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook e Instagram.

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.

Fuentes: difundir